Josete justo antes de su transformación

Josete justo antes de su transformación La Salvajería, Dr. Filmgood

Mendigos

Josete, el gorrilla que cambió de look y de vida gracias a este vídeo de una peluquería de Mallorca

En la Jungla. La historia de este sintecho ha superado el millón de reproducciones en Facebook en apenas cuatro días. Su protagonista ya ha encontrado un hogar y ahora sueña con un trabajo.

María S. Sánchez

"Todos tenemos una historia... y esta es una de esas que vale la pena contar". Así introduce La Salvajería -una peluquería de Palma de Mallorca- el vídeo en el que narra la transformación física y emocional de José Antonio, Josete, una persona que después de un accidente laboral lo perdió todo, entró en depresión y terminó viviendo en la calle. 

Ahora a sus 55 años Josete ha encontrado un piso en una habitación compartida -gracias a un donante anónimo- y, después de superar varias intervenciones médicas, está a la espera de encontrar un trabajo. Un cambio de vida que comenzó a obrarse en el salón de la peluquería cuando Josete se puso en manos de un profesional para cambiar de look.

El mini documental en el que se puede observar su espectacular transformación - pasó de llevar melena canosa y descuidada a lucir barba y tupé perfilados- se titula 'El espíritu de la plaza' y desde que lo publicasen en la página de Facebook de La Salvajería el pasado 14 de marzo ha superado las 600.000 reproducciones y lo han compartido más de 11.000 personas a través de esta red social. 

Aunque la historia se ha hecho especialmente popular ahora -la peluquería compartió el vídeo coincidiendo con sus tercer aniversario- todo comenzó hace un año. Josete se buscaba la vida trabajando como gorrilla en distintas plazas de Palma y en una de ellas se cruzó con Salva García, un peluquero y fotógrafo que después de descubrir su historia personal se propuso ayudarle.

"Cuando nos conocimos yo tenía un estudio en la plaza en la que él ayudaba a aparcar coches", explica García por teléfono a EL ESPAÑOL, "y siempre bromeaba con él diciéndole que tenía que cortarse la melena, pero él se resistía". Tiempo después García volvió a verle en Plaza España y Josete le dijo que esta vez sí estaba dispuesto ponerse en sus manos. "A cambio, yo solo le pedí que me dejase hacerle unas fotos del antes y el después, pero mientras esperábamos al chico que iba hacerlo nos tomamos un café en el que me habló de su pasado. Ahí tuve claro que su historia merecía ser contada y que Josete se merecía otra oportunidad para salir adelante", recuerda. 

"Aparcar coches y estar así no hace feliz a nadie" 

Para grabar el vídeo García contactó con su amigo Santi Oliva de la productora Dr. Filmgood. "En un principio nuestra idea era encontrar un patrocinador privado que, además de dar a conocer la historia, le diese la posibilidad a Josete de encontrar una vivienda", señala García. "Este proyecto no salió adelante, pero gracias a la solidaridad de un inversor privado Josete dispone ahora de una habitación en un piso compartido". 

El siguiente paso es que consiga un trabajo que le permita dejar la calle -"aparcar coches y estar así no hace feliz a nadie" explicaba Josete en el vídeo-. Para ello han habilitado una dirección de email  (elespiritudelaplaza@gmail.com) en la que recibir posibles ofertas que se adapten a su perfil. 

Josete con su nueva imagen

Josete con su nueva imagen La Salvajería, Dr. Filmgood

¿Y cómo está viviendo esta repercusión social el protagonista de la historia? "Estoy enormemente agradecido", explica Josete a EL ESPAÑOL en conversación telefónica desde la peluquería La Salvajería. "Santi y su equipo no han grabado un vídeo y ya está, sino que me están ayudando muchísimo en todo. Gracias a ellos me he operado de los ojos y estoy pendiente ahora de una valoración de mi minusvalía porque he perdido la audición en un oído". 

Josete recuerda el momento en que se vio frente al espejo con su nuevo aspecto "como una experiencia preciosa. Fue un día mágico. Cuando salí a la calle y la gente no me reconocía o me decían lo bien que me veían fue tan emotivo... Y ahora con todo lo que está pasando estoy como en una nube. Nadie esperaba esta repercusión y está siendo muy bonito", concluye.