Empleo

"¿Tendrías inconveniente en llevar escote?" y otras denigrantes ofertas laborales para mujeres

En la jungla. Un tuit denuncia un nuevo caso de sexismo a la hora de acceder a un puesto de trabajo en España. Y no es el único.  

Parte de la conversación entre el dueño del bar y la joven que buscaba trabajo.

Parte de la conversación entre el dueño del bar y la joven que buscaba trabajo.

  1. Empleo
  2. Machismo
  3. Trabajo femenino
  4. Twitter

Por triste que parezca, se ha convertido en algo más que habitual: chica busca trabajo y acaban pidiéndole que haga casi cualquier cosa para poder acceder al mismo o se encuentra con unas condiciones difícilmente aceptables.

El último caso ha ocurrido en Avilés (Asturias) y ha sido difundido por una usuaria, @Lidia_Linoche, a través de Twitter. "Esto le ha pasado a una chica hoy. Y sí, ha pedido difusión. Porque se tiene que saber que estas cosas pasan", escribía en el mensaje que ha sido retuiteado casi 8.000 veces desde el pasado sábado.

La conversación, en principio bastante normal, arranca con el ofertante explicándole el horario y el salario que ofrece. "De lunes a sábado. 8 horas aseguradas. 1100 de sueldo". Ella, que comienza sus estudios en septiembre, le comenta que va a ser imposible mantener ese horario y que se encuentra centrada en buscar un trabajo para los fines de semana. Sin embargo, al dueño parece no importarle demasiado y comienza a explicarle las prioridades para un local como el suyo. "Yo pretendo que sea un bar para clientela adulta, tranquilo. Y ya sabes que, a esa gente, siendo sincero, le gustan las chicas jóvenes"

La siguiente pregunta llega sin ningún tipo de rodeo. "¿Tendrías inconveniente en llevar escote?". La joven, estupefacta ante la situación, responde tajante: "Pues si te digo la verdad, sí. Podría llevar escote un día si me apetece, pero no tomarlo por costumbre. Iría a trabajar, no a exhibirme. Algo así podría traer problemas, tanto a la chica como al bar". Lejos de entender la negativa de la chica y la impertinencia de sus cuestiones, el ofertante le pregunta por alguna amiga que estuviese dispuesta a aceptar estas condiciones.

Pero bueno, ¿buscas una camarera con experiencia y buen trato o a Miss España?

La surrealista conversación continua con el gerente del local mandándole, sin que ella se lo pida, una foto con el torso desnudo e insitiendo en que es "imprescindible" la buena presencia para su bar. "Pero bueno, ¿buscas una camarera con experiencia y buen trato o a Miss España?". La conversación, que se vuelve realmente incómoda, acaba con la negativa definitiva de la joven ante las condiciones y el dueño del bar retratándose: "De todas maneras, no te parezca mal pero, por lo que veo en la foto, mucho escote tampoco podrías llevar".

La respuesta de la joven para zanjar la conversación no podría ser más tajante: "Precisamente, si no enseño mi, aunque no lo creas, enorme escote en mi foto de perfil es para que ningún cateto como tú me moleste. Tú me ofreces un trabajo bajo unas condiciones que mi dignidad no me permite aceptar. Yo la rechazo, todo bien. No se acaba el mundo. Ahora, si te has quedado resentido porque alguien te dé su más sincera opinión y te has propuesto molestarme, no hay problema, el botón de bloquear está muy cerca.

Otros deleznables casos

Lamentablemente, no es la primera vez que una oferta de trabajo con connotaciones sexistas se convierte en noticia. Casos como el de Erika, quien, tras encontrar un anuncio de recepcionista a media jornada, contactó vía Whatsapp -tal y como se indicaba en la oferta- con la empresa y se topó con una conversación inesperada.

Los mensajes de Whatsapp que recibió Érika.

Los mensajes de Whatsapp que recibió Érika. Twitter

Resulta que la oferta incluía un “extra” al margen de las horas de atención al público en recepción: cuatro masajes eróticos al mes.

“Me parecía raro que se externalizase y la empresa pidiera esto por Whatsapp, pero me puse en contacto con ellos para solicitar más información sobre el puesto”, explicaba a EL ESPAÑOL. Cuando le explicaron el resto de actividades paralelas al puesto, le preguntaron si “era atrevida” y le pidieron que mandase “alguna foto más informal” cortó la conversación. “No daba crédito, estuve mirando un rato el Whatsapp y no me lo podía creer". Su denuncia sirvió para que el portal de búsqueda de empleo que había difundido la oferta, Job And Talent, retirase el anuncio y bloquease a esa empresa para que no publicase más vacantes engañosas.

Sé que no es lo que buscas y ojalá yo pudiera conseguirte un trabajo

Ojo, Erika no es la única que se ha topado con una oferta totalmente inesperada. Tal y como explicaba a El Mundo una usuaria licenciada en Turismo y demandante de empleo, tras crear un perfil en Mil Anuncios -incluyendo su experiencia profesional, formación y "la típica foto de carnet"- recibió en pocas horas hasta cuatro ofertas, pero ninguna encajaba con su solicitud de recepcionista: todas le ofrecían mantener relaciones sexuales a cambio de dinero.

"Sé que no es lo que buscas y ojalá yo pudiera conseguirte un trabajo" se disculpaba el varón de 38 años "limpio, delgado, sano y de buena presencia" que le ofreció encuentros en apartamentos por horas, eso sí, "sin compromiso", decía.

La gota que colmó el vaso para dar de baja su perfil de aquella plataforma fue cuando, después de escribirle para una supuesta oferta de recepcionista en un gimnasio y solicitar ella una entrevista en persona para conocer algo más sobre el puesto, el interlocutor que le estaba escribiendo a su Whatsapp privado, se alegró mucho de poder conocerla y le mandó una foto suya que poco tenía que aportar a la oferta de empleo.