Rafael Moneo

Un banco con ángel

Para sentarse solo no hace falta casi nadie. No hace falta casi nada. Para sentarse solo hay que saber que hoy todo para, que hoy no se corre, ni se...