Tendencias

La historia de un hombre y su cocodrilo

René Lacoste, el tenista que hizo de su uniforme para jugar al tenis una empresa multimillonaria y un logo conocido en todo el mundo

René Lacoste, jugando un partido, en una famosa imagen que esta temporada está en las sudaderas de su marca.

René Lacoste, jugando un partido, en una famosa imagen que esta temporada está en las sudaderas de su marca.

  1. Tendencias
  2. Tenistas
  3. Lacoste
  4. Moda deportiva

Ahora que se celebra Wimbledon, donde el protocolo exige el color blanco en la indumentaria, a todos los jugadores, y de la cabeza a los pies, a muchos se nos viene a la cabeza el famoso polo blanco de Lacoste, con el logo bordado del famoso cocodrilo en el pecho pero, ¿sabemos cuál es su historia?

Entusiasmo, dedicación y constancia son algunos de los factores más importantes que contribuyen al camino del éxito. Algo que el tenista francés René Lacoste tenía claro desde muy pequeño.  

René Lacoste.

René Lacoste.

La marca Lacoste, tal y como la conocemos hoy en día, nació en 1933, cuando el tenista y André Guillier, uno de los empresarios textiles más importantes de la época, se unieron para crear el primer polo de manga corta que pisaría las pistas de tenis: la innovadora “chemise Lacoste”, en un tejido transpirable y un diseño novedoso, que luego ha sido imitadísimo por otras marcas.

La idea obtuvo tal éxito que comenzaron a producirlo mundialmente y la marca empezó su despegue internacional.

El famoso logo del cocodrilo surgió por una apuesta: en 1927 Lacoste viajó a EEUU para jugar la Copa Davis, y se apostó con el capitán de su equipo, que si ganaban se compraría una cartera de piel de cocodrilo. Aunque ese año perdieron, sus compañeros le apodaron desde entonces "el cocodrilo". En 1928, un amigo le dibujó el famoso reptil, con la mandíbula abierta y la cola levantada, y a René le gustó tanto que mandó bordarlo en su chaqueta a la altura del pecho. 

Lacoste innova en productos.

Lacoste innova en productos.

René Lacoste no se quedó ahí y continuó innovando, guiado por el olfato y el conocimiento que le había aportado su experiencia previa como jugador: en 1958, a la vez que crea unas zapatillas especiales para jugar al tenis, da a conocer su nueva línea de ropa para niños; en 1963, revoluciona las pistas con su raqueta hecha de acero; en 1966, confecciona la nueva cazadora deportiva que sustituye la tradicional chaqueta y diseña al mismo tiempo el uniforme del Equipo Nacional de Esquí francés…

Desde 1971 es patrocinador oficial del torneo Roland Garros. Para celebrar un nuevo aniversario de esta colaboración, este año ha hecho una edición especial. ¿Quieres verla?

En una de las prendas se aprecia la silueta obtenida de la foto mítica de René Lacoste que abre este artículo.

En una de las prendas se aprecia la silueta obtenida de la foto mítica de René Lacoste que abre este artículo.