ELECCIONES GENERALES

Las TV públicas se gastan 470.000 euros en una macroencuesta histórica... y efímera

Con 177.000 entrevistados a las salidas de los colegios electorales, RTVE difundirá a partir de las 20.00h. un sondeo a pie de urna que caducará en menos de dos horas.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presentadora de TVE Ana Pastor.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presentadora de TVE Ana Pastor.

El sondeo a pie de urna que darán a conocer las televisiones públicas este domingo tendrá un coste de 470.000 euros, según los datos facilitados por una de las cadenas autonómicas que ha encargado el estudio. Se trata de la “mayor encuesta realizada en nuestro país” y la “más ambiciosa”, tal y como presume RTVE en una nota informativa.

TNS Demoscopia, la empresa responsable de este sondeo, entrevistará a 177.000 personas en más de 1.200 colegios electorales durante toda la jornada electoral y en todas las provincias. Una muestra más que amplia si se compara con la de otros estudios demoscópicos. El CIS preelectoral del 2 de diciembre, por ejemplo, contaba con 17.000 cuestionarios, diez veces menos que esta macroencuesta. Las realizadas por Sigma Dos y Metroscopia, más modestas, preguntan a 1.500-2.000 ciudadanos.

Su utilidad: caducará en dos horas

Los datos que difundan tanto RTVE como las cadenas autonómicas de FORTA -la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos- serán públicos una vez cerrados los colegios, a partir de las 20.00 horas. Servirán para aproximarse al resultado final del 20-D antes del recuento de los votos.

Sin embargo, los politólogos consultados por este diario coinciden en que esta macroencuesta tan costosa apenas tiene permanencia en el tiempo, ya que el avance del escrutinio será superior al 90% dos horas después de que se publique el sondeo. Es decir, el estudio previo de TNS Demoscopia quedará desfasado hacia las 22.00 horas.

La muestra no es el único criterio

Una muestra grande no siempre garantiza la representatividad necesaria que asegure una mayor precisión. Esto significa que, además de la muestra, entran en juego otros criterios como la edad, el nivel de estudios, el género o el recuerdo de voto. Los responsables de TNS Demoscopia han prometido un “margen de error mínimo”.

Aunque los expertos valoran en clave positiva el gasto público en encuestas como esta, reconocen que no es la más útil ni la más interesante desde el punto de vista sociológico. El valor social, explican, no está tanto en saber quién gana, sino en aprender elementos del comportamiento del electorado y de la sociedad.