ELECCIONES GENERALES

Sara Hernández: "Las encuestas están manipuladas y son interesadas: vamos a ganar"

La secretaria general del PSOE de Madrid, elegida en julio, ve "pocas amenazas" en su horizonte, "por no decir ninguna".

Sara Hernández pedalea hacia el 20-D un polideportivo de Madrid antes de un mitin.

Sara Hernández pedalea hacia el 20-D un polideportivo de Madrid antes de un mitin.

Sara Hernández (Madrid, 1976), fue elegida en julio líder del PSOE de Madrid por los militantes del partido en una de las federaciones socialistas más convulsas. Hay quien dice que el PSM, o PSOE-M, como se llama oficialmente ahora, sería irreconocible si se mostrase unido.

En febrero, su predecesor y candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, fue fulminado por Pedro Sánchez en una decisión sin precedentes. Pasados unos meses, EL ESPAÑOL ha desvelado informaciones sobre sus presuntos vínculos con la trama Púnica sobre los que Hernández prefiere no pronunciarse. La también alcaldesa de Getafe mira adelante. 

Según las encuestas, Pedro Sánchez no ganó el último debate y Podemos está recuperando terreno. ¿Es una amenaza para el PSOE?

En el último debate quedó claro que el único que puede ser presidente es Pedro Sánchez. La propia incomparecencia de Rajoy lo dice todo. La vicepresidenta estuvo encorsetada, hablando más desde el cargo público que haciendo propuestas desde su partido. Rivera, oscilante, sudoroso, nervioso… Más allá de la mercadotecnia y los fuegos de artificio, o la propia presentadora [Ana Pastor], Pedro ganó el debate.

Pero Pablo Iglesias parece que remonta.

Él gusta a los suyos, pero no a la mayoría. No tiene un mensaje dirigido al 41% de indecisos que muestran las encuestas y no tiene posibilidades reales de llegar al Gobierno. 

La estrategia del voto útil no le está funcionando al PSOE, según las encuestas.

El otro día, en Chueca, le dimos un folleto a una pareja joven, que me reconocieron y me dijeron que tenían dudas entre Podemos y el PSOE. Les dije que el objetivo es uno: que no vuelva a gobernar la derecha, ya sea Rajoy o Ciudadanos. Y la única opción de cambio es el PSOE. Me respondieron que estaban de acuerdo y que es precisamente eso lo que les tiraba para atrás de Podemos, aunque les gustase su discurso de izquierdas.

¿Tiene problemas el PSOE con el voto joven?

Ni con el voto joven ni con el mayor, que a veces se dice que es más conservador. Sólo hay que recordar que quien universalizó las pensiones y el Estado del bienestar fue el PSOE. Los jóvenes están muy interesados en política, a pesar de lo que se diga. Quieren que haya cambio. Pero también ven las incoherencias de Podemos. ¿Cuál es el Podemos de verdad? ¿El de hoy o el de hace un año? En nuestro caso creo que se valora la coherencia como partido.

¿Por qué las encuestas dan tan pocos diputados a su partido en Madrid? El CIS pronostica 5 de 36.

Las encuestas decían antes de las elecciones que [Ángel] Gabilondo iba a sacar 26 diputados y sacó 37. Tampoco pronosticaron que yo iba a ser la alcaldesa de Getafe y aquí estoy. Esas encuestas son interesadas y manipuladas y vamos a ganar. De ese 41% de indecisos, ¿no va a haber un voto socialista?

La confección de las listas levantó un vendaval de críticas por fichajes como el de Irene Lozano, que venía de UPyD. ¿Cree que ha influido en las encuestas?

Ahora estamos en campaña y a mí nadie me ha dicho desde entonces nada sobre las listas. Estamos centrados de hoz y coz en ganar las elecciones. 

Irene Lozano no está dando muchos mítines.

Está participando muchísimo. Es la número cuatro, así que lo hace en la misma medida que el resto de candidatos.

Hace unos meses fue elegida secretaria general también con polémica. Muchos dicen que el partido está roto por la mitad. ¿Su liderazgo es a medio plazo?

Mi liderazgo es para ganar. Tengo un objetivo que sigo manteniendo: unir al partido. Eso es lo que nos hace un partido ganador. Mis ganas y deseos siguen siendo las mismas que en julio para un proyecto a medio y largo plazo.

Su puesto no depende de la victoria de Pedro Sánchez, entonces.

En cualquier caso, creo que siempre se confunde tener opiniones diferentes con tener un partido roto. No tenemos que ver en cada disenso una ruptura, porque no es tal. Esa situación no se percibe.

¿Qué medidas ha tomado para unir al partido?

En cada proceso de elaboración de listas hemos procurado ir limando todas las asperezas. También en la convención programática o la composición del comité regional. Siempre me he sentado con compañeros que pensaban diferente para elaborar esas listas. Y la prueba es que las listas fueron aprobadas por abrumadora mayoría.

¿Cuál es su pronóstico para las elecciones?

El liderazgo de la izquierda parte del PSOE, pero también creo que será el partido más votado.

¿Es Antonio Miguel Carmona [apartado de la portavocía en el Ayuntamiento de Madrid] una amenaza para usted?

En absoluto. Es un compañero, como cualquiera de los 15.000 que hay en Madrid. Es concejal, como muchos otros concejales de los 179 municipios de la comunidad y trabajamos todos juntos por un buen resultado. Veo pocas amenazas en mi horizonte, por no decir ninguna.