Rafa Nadal

“Cuidado cuando salgas de casa porque voy a estar esperándote y te voy a colgar en un árbol”

Entre la sorpresa y la incredulidad, los jugadores presentes Melbourne niegan los amaños en el tenis profesional y relatan sus anécdotas como esta de Roberto Bautista.

Roberto Bautista durante un partido.

Roberto Bautista durante un partido.

Roberto Bautista se enteró por la prensa. El español, vencedor 6-2, 6-3, 4-6, 2-6 y 6-2 de Martin Klizan en la primera ronda del Abierto de Australia, conoció la trama de amaños ilegales que destaparon de forma conjunta la BBC y BuzzFeed News, apuntando hacia 16 jugadores del top-50 y campeones de Grand Slam de la última década, tanto en individuales como en dobles. Una bomba de relojería.

“Me extraña mucho”, se sorprendió el castellonense. “Es la primera vez que escucho algo así. No sé que pruebas tendrán, pero es raro que haya amaños en un deporte como este”, prosiguió. “A mí nunca han venido a ofrecerme nada de eso. “Además, yo nunca lo haría, jamás se me pasaría por la cabeza”, añadió el número 21 del mundo, que ahora se enfrentará al serbio Lajovic por el pase a la tercera ronda.

“Lo que no me gusta nada de las apuestas es lo que pasa cuando pierdes un partido”, confesó Bautista antes de detallar una desagradable experiencia. “Yo llevé un mensaje de Facebook a la comisaría. El tío me dijo: ‘cuidado cuando salgas de casa porque voy a estar esperándote y te voy a colgar en un árbol’. Había perdido 6-7 en el tercer set con Dimitrov tras tener tres bolas de partido. Salí del hotel al día siguiente mirando para todos lados”, relató el español. “Es peligroso, algún día habrá un disgusto seguro porque a un pirado de estos se le cruzará el cable. Algún día va a pasar alguna desgracia por culpa de las apuestas”.

Como Bautista, amenazado por personas que habían apostado en partidos suyos sin obtener el resultado deseado, Nicolás Almagro (6-3, 6-7, 6-3 y 7-6 al francés Benneteau) aportó un relato parecido para exponer la gravedad de la situación. “Los jugadores recibimos por las redes sociales amenazas de todo tipo e insultos muy fuertes”, dijo el murciano. “Me han llegado a decir que me iban a partir las piernas. Yo quiero ganar porque es el pan de mis hijos. ¿Cuál es la solución? La solución es muy simple: basta con suprimir las apuestas”, propuso Almagro. “Es verdad que dejan mucho dinero para el tenis, y que todos nos beneficiamos, pero habrá que intentar buscar alguna clave para arreglarlo”, insistió, antes de llevarse las manos a la cabeza frente a la posibilidad de ver a uno de los grandes arreglando el resultado de un encuentro.

“¿Qué va a amañar un campeón de Grand Slam? La pregunta es, ¿qué va a amañar Nadal? ¿Los nueve Roland Garros que ha ganado?”, cuestionó en voz alta el 73 del mundo mientras se reía. “Hubo un año que desde octavos de final le hicieron solo tres juegos por set, ¡cuánto dinero se tuvo que dejar Nadal para amañar todo eso! Me parece lamentable que sin tener pruebas fehacientes se pueda manchar un deporte que se ha demostrado que es de los más limpios que hay, salvo contadas excepciones. Tenemos un programa contra la corrupción y me consta que están trabajando, haciendo bien los deberes. Aunque todavía tienen mucho trabajo por delante porque la cosa se ha puesto seria”.

LO INTENTARON CON DJOKOVIC

Con Djokovic, por ejemplo, trataron de encontrarse en el torneo de San Petersburgo 2007 para proponerle saltarse las normas, algo que no consiguieron. “No me contactaron directamente, me contactaron mediante gente que trabajaba conmigo en aquel entonces”, aclaró el serbio, que venció 6-3, 6-2 y 6-4 a Hyeon Chung. “Por supuesto que lo rechazamos, Desafortunadamente, en aquellos tiempos había rumores y la gente hablaba. En los últimos seis o siete años no volví a escuchar algo similar. En aquel momento me sentí mal porque no quiero estar ligado a esto de ninguna manera. Para mí es un acto que va en contra de los valores del deporte, es un crimen contra el deporte. Afortunadamente para mí, nunca necesité involucrarme en este tipo de situaciones”, declaró el número uno del mundo.

“Me gustaría escuchar nombres”, pidió Roger Federer, que completó su estreno con una victoria al batir por 6-2, 6-1 y 6-2 a Nikoloz Basilashvili. “Al menos, cosas concretas y poder debatir sobre ellas. ¿Fue un jugador? ¿Fue su equipo? ¿Quién era? ¿Fue un jugador de dobles? ¿Un jugador de individuales?”, interrogó el campeón de 17 grandes. “En cualquier caso, es un tema muy serio y es súper importante mantener la integridad de nuestro deporte. No hay lugar para este tipo de comportamientos. No tengo ninguna simpatía por esas personas”, concluyó Federer.

“No hay sitio para el amaño de partidos en nuestro deporte”, coincidió Djokovic. “Tratamos de mantenerlo lo más limpio posible. Tenemos autoridades para hacer frente a esos casos particulares, no creo que la sombra de los amaños se proyecte sobre el tenis. No hay ninguna prueba real o evidencia de jugadores en activo, únicamente se trata de especulación”, dijo, siguiendo la línea del suizo. “Hasta donde yo sé, no pasa en el nivel top. En el nivel Challenger, en ese tipo de torneos, quizás ocurra o quizás no. Una de las razones por las que el tenis es un deporte popular y limpio es porque siempre valoró su integridad. Proteger la integridad fue siempre una prioridad para todos. Es un tema para debatir ahora y en el futuro. Es una línea muy fina. Y diría que está justo en la frontera”, se despidió el serbio, siempre crítico con las trampas.

SORPRESA GENERALIZADA

“Me sorprende que ganadores de Grand Slam hayan podido amañar partidos”, aseguró Guilermo García-López, que superó 6-4, 6-4 y 6-4 a Paul-Henri Mathieu. “Tendrán que tener una seguridad tremenda de lo que están diciendo porque es muy fuerte. No es descabellado, pero es increíble”, insistió el tenista de La Roda. “Quizás, tienen necesidades económicas los ganadores de un Grand Slam… me sorprende un poco. Puedo llegar a entender que jugadores de Challengers o Futures hagan esa serie de cosas para ganarse la vida porque el tenis no está bien pagado en esas categorías. Tampoco lo entiendo, pero si soy un poco rebuscado me lo puedo creer. Pero, ¿ganadores de Grand Slam? ¿Tienen necesidad de hacer eso?”, se preguntó.

“A mí nunca han venido a ofrecerme nada al hotel. Ahora, puedo oír cosas e historias. Es algo que igual se comenta esporádicamente. Son historias del boca a boca que no sabes si son verdad o mentira, pero parece ser que está muy a la orden del día todo este tema” aseguró el 27 mundial. “Si sale esta investigación y se oyen historias… lo único que sé es que estoy muy tranquilo. Si algo he hecho en toda mi carrera, ha sido ser honesto, gane o pierda. Puedo ganar muchísimo dinero vendiendo un partido, pero si de algo puedo presumir es de ser honesto”.

Albert Ramos, que sorprendió 6-2, 6-2 y 6-3 Borna Coric, también lo tuvo claro. “Nunca nadie me ha dicho nada de amañar un partido. Si me lo dijeran, lo denunciaría. Espero que castiguen al que lo haya hecho, si es que saben su nombre. Igual que doparse es trampa, esto también lo es”, aseveró con contundencia el 61 del mundo. “Me sorprende. Gente que gana tanto dinero que se dedique a hacer esto… si habláramos de otro tipo de jugadores, que juega torneos menores, no es tan sorprendente. Cuando hablamos de tenistas que tienen la vida solucionada se hace un poco raro. Pero la investigación no da nombres, así que todo el mundo es inocente hasta que no se demuestre lo contrario”.