Motociclismo

El Red Bull X-Fighters visto de desde dentro

El francés se convierte en el primer rider en lograr cuatro triunfos en Madrid, además, de forma consecutiva.

Tom Pagés, en un salto en Las Ventas.

Tom Pagés, en un salto en Las Ventas.

  1. Motociclismo
  2. Madrid
  3. Plaza de toros de las Ventas

La noche era especial por muchos motivos: por el inimitable ambiente que siempre ofrecen las gradas de Las Ventas y sus 23.000 aficionados, por los 15 años desde que el mejor freestyle del mundo aterrizase en ‘La Monumental’ madrileña, por el nuevo sistema de competición, por los dos novilleros que saltaban al ruedo por primera vez, por los nuevos trucos que todos los riders habían preparado para la única cita del año del Red Bull X-Fighters, por las nuevas rampas… Y, una vez más, y ya van 15, Madrid vivió la noche más mágica del año de la mano del FMX.

Con los tres cuadros definidos por las rondas de clasificación del jueves (dominada por el australiano Josh Sheehan) el tradicional chupinazo dio comienzo a la edición con más novedades de los últimos años. Entre ellas, la ‘ruleta’ que obligó a los riders de cada grupo a incluir un salto clásico obligatoriamente en sus repertorios, lo que les forzaba a improvisar ese truco extra dentro de sus ‘coreografías’ perfectamente pautadas. Algo que supuso un verdadero reto en algunos casos. El piloto español de Fórmula 1, Carlos Sainz, fue el primero en parar la ruleta para definir el ‘truco sorpresa’. De esta forma, Levi Sherwood, Rob Adelberg, Adam Jones y Tom Robinson (Grupo A) tuvieron que añadir un Tsunami. El Rock Solid fue para Tom Pagès, Dany Torres, David Rinaldo y Clinton Moore (Grupo B), mientras que Josh Sheehan, Maikel Melero, Taka Higashino y Sebastian Westberg (Grupo C) tuvieron que improvisar un Cliffhanger.

El primero en saltar al ruedo en la noche fue el novillero australiano Tom Robinson, que se sobrepuso a los nervios de su primera ‘faena’ en Las Ventas con un buen repertorio y sin fallos. Tras él, una leyenda como Adam Jones subió un punto más el nivel con trucos como el Double Grab Flip. Sin embargo, las actuaciones perfectas de Rob Adelberg y, sobre todo, Levi Sherwood, les dejaron sin opciones de pasar de ronda, clasificando para la semifinal a estos dos últimos.

El Grupo B fue, sin duda, el más complicado de esta primera fase con un nivel soberbio de los cuatro riders que se jugaban el pase. La calidad y la experiencia de Dany Torres puso en pie a la grada con saltos como su Back Flip Special. También el francés David Rinaldo sacó sus mejores cartas y clavó todos sus trucos, pero con dos de los favoritos sobre el ruedo la semifinal se iba a vender realmente cara. Tanto que Clinton Moore y Tom Pagès se vieron obligados a quemar todas sus naves ya en este primer asalto. El francés lanzó su impresionante Bike Flip, el truco que, desde su estreno en 2014, le valió la victoria en las dos últimas ediciones del Red Bull X-Fighters en Madrid y, sobre todo, su nuevo Front Flair, nunca antes visto en competición y que hizo enloquecer a la grada madrileña. De esta forma, Moore y Pagès se adueñaron del billete para la segunda semifinal de la noche.

El tercer y último grupo trajo el debut del segundo novillero, Sebastian Westberg, que se ganó el derecho a ser el primer finlandés en debutar en Las Ventas tras conseguir el máximo número de votos en el ‘casting’ mundial de novilleros organizado por Red Bull. Westberg lanzó buenos trucos y no cometió errores, dejando el ruedo caliente para otro de los riders más queridos en Madrid, el japonés Taka Higashino. Después llegó el turno del segundo español de la noche, el doble campeón del Mundo, Maikel Melero, con un repertorio en el que ejecutó a la perfección trucos de gran dificultad como el California Roll o el Back Flip Death Body. Cerró la primera fase uno de los hombres con más ganas de alzarse con la victoria en Madrid, Josh Sheehan que hundió la plaza lanzando su espectacular Doble Back Flip a más de 14 metros de altura.

Un salto que le dio el pase directo a la tercera semifinal junto a Melero. El destino quiso que ambos se jugasen el pase a la final cara a cara y el mejor Melero de los últimos años no fue suficiente para vencer al Doble Back Flip de Sheehan, que ya empezaba a sonar en la grada como el próximo ganador en Las Ventas. Por su parte, Sherwood y Pagès repitieron el duelo de la final de 2015 con el mismo resultado, a favor del francés, que volvió a clavar su repertorio. Mientras que Clinton Moore dio cuenta de Adelberg en el tercer cruce haciendo buen uso de su espectacular Bundy.

La primera final a tres de la historia del Red Bull X-Fighters suponía también el duelo entre los tres riders más en forma del momento y los tres mejores trucos de la noche. Sheehan fue el primero en saltar al ruedo y, aunque volvió a clavar su Doble Back Flip, falló en la recepción del Flair, cometiendo un error que, a la postre le costó sus opciones de victoria. Pagès no falló, repitió su ronda a la perfección, con sus Bike Flip, Front Flip y cerrando con su 540 Alley oops flair como Bonus Trick. Una actuación que, a pesar del buen papel de Moore, le valió para hacer historia en Las Ventas y ser el primer rider de todos los tiempos en proclamarse campeón del Red Bull X-Fighters de Madrid en cuatro ocasiones, todas ellas de forma consecutiva.

Eufórico tras volver a salir a hombros por la Puerta Grande, el francés declaraba que: “Amo Madrid, siento que Las Ventas son mi casa y el público siempre empuja. Así que conseguir cuatro consecutivas es increíble. Los tres pilotos que estamos en el podio hemos apostado por arriesgar y por la innovación y eso ha sido premiado”.