Juegos Olímpicos 2016

Rafa Nadal iza la bandera hasta cuartos de final

El español se hace con la victoria contra el francés Gilles Simon (7-6 y 6-3) y pasa a la siguiente ronda. Bautista también pasa de ronda y se medirá a Del Potro. 

Rafa Nadal, en su partido contra Giles Simon.

Rafa Nadal, en su partido contra Giles Simon. Reuters

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro
  3. Rafa Nadal

Nadie daba por favorito a Nadal. ¿Ganar? “Imposible”, se podía oír en cualquier bar –ágora contemporánea de pensamiento– antes de los Juegos. Pues bien, a estas alturas, y después de su victoria contra Gilles Simon (7-6 y 6-3), el que dude puede cambiar de país. Rafa cree y España lo hace con él. No hay alternativa. El manacorí se lo ha ganado firmando su pase para cuartos de final. Sin titubear; firme y seguro. Como siempre, con el mono de trabajo puesto. Puño en alto, camino de las medallas, de menos a más y picando piedra. Como el niño que siempre fue, y como el abanderado que siempre será [Resultado y estadísticas: 7-6 y 6-3].

Nadal, al fin y al cabo, siempre vuelve. Dicen que se ha ido, pero él regresa. Sin avisar, como ese superhéroe que muere hasta en 20 ocasiones durante una película pero reaparece en los minutos finales para salvar a la chica, levantar la bandera de Estados Unidos y salvar al planeta de todos los males. De la misma forma –y salvando las distancias–, Rafa es capaz de enterrar a los cenizos y convertir las dudas en certezas. Poco importa que los últimos meses –y después de retirarse de Roland Garros por una lesión en la muñeca– se los haya pasado en blanco. Él, de una u otra forma, siempre da la cara.

Rafa Nadal golpea la pelota en su partido contra Gilles Simon.

Rafa Nadal golpea la pelota en su partido contra Gilles Simon. Reuters

Lo hizo, una vez más, contra Gilles Simon. No sin dificultades. Quizás, en el partido más complicado que había disputado hasta la fecha. Rafa tuvo que sobreponerse al buen juego del francés. Por primera vez en estos Juegos alguien le rompió el saque –incluso en dos ocasiones en el primer set–, pero dio igual. Nadal remó a contracorriente, hizo lo propio para colocarse por delante y acabó izando la bandera poco a poco. Y lo hizo yendo al tie-break. Y allí, cuando las piernas podían flaquear y las dudas siempre amenazan con aparecer, Nadal dio un golpe encima de la mesa y hundió definitivamente a su rival.

Con el primer set en el bolsillo. Rafa, ya en la cima, con buenas sensaciones en su tenis, sólo tuvo que mantener el nivel. Y lo hizo, además, dándose un baño y confirmando su buen partido. Llegó a ponerse 4-0 y después quiso reducir la marcha. Para qué gastar más gasolina cuando todavía tiene que disputar los dos dobles (mixtos y masculinos). Y con ese pensamiento remó hasta la orilla para confirmar que estará en cuartos. Llegó sin pretensiones a Río y ahora mismo piensa en las medallas. Y que nadie lo dé por muerto. Él cree y España lo hace con él. ¿Alguien se atreve a llevarle la contraria? “Nada, imposible”, ya lo decían antes de empezar los Juegos.

Bautista, contra Del Potro en cuartos

Bautista hizo lo propio y también consiguió la clasificación para cuartos de final tras superar a Gilles Müller (6-4 y 7-6) en hora y media de partido. Con este resultado, el castellonense se asegura el diploma olímpico y podrá luchar por las medallas. Eso sí, en la próxima ronda le espera Del Potro, que superó al japonés Taro Daniel (6-7, 6-1 y 6-2) y viene de eliminar al número 1 del mundo, Novak Djokovic.