Juegos Olímpicos 2016

La AMA pide la exclusión de Rusia de Río por un sistema de dopaje de estado

El organismo ha hecho público el informe McLaren, donde se revelan los métodos que permitían transformar un resultado de un análisis positivo en negativo bajo la supervisión del Ministerio de Deportes. El COI decidirá mañana la sanción.

La bandera olímpica junto a la rusa en la ceremonia de apertura de los Juegos de Sochi 2014.

La bandera olímpica junto a la rusa en la ceremonia de apertura de los Juegos de Sochi 2014.

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. AMA Agencia Mundial Antidopaje
  3. Dopaje
  4. Río de Janeiro
  5. Rusia
  6. COI (Comité Olímpico Internacional)

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha hecho público un demoledor informe que muestra el dopaje “sistemático y organizado por el estado” de los atletas rusos desde el año 2011. La investigación realizada a petición de la AMA por el experto antidopaje Richard McLaren, pone de manifiesto que “el Ministerio de Deportes ruso, ayudado por la policía secreta rusa (FSB), puso en marcha un sistema de enmascaramiento de los casos de dopaje de deportistas rusos, gracias al cambio de muestras en los laboratorios donde éstas se analizaban”.

El informe denuncia el “simple, eficaz y efectivo” sistema puesto en marcha por el viceministro de Deportes, por el cual los atletas rusos no tenían que preocuparse por los controles que hacía la agencia antidopaje rusa, RUSADA, fuera de competición, ya que técnicos del Ministerio, ayudados por la policía secreta –ex KGB- cambiaban las muestras de atletas que daban positivo por otras de un banco de orina “limpio”.

El informe da “total credibilidad” a la denuncia hecha el pasado mes de abril por el que fuera director del laboratorio antidopaje de los Juegos de Sochi 2014, Grigory Rodchenkov, que dejó Rusia al ver que otros dos máximos responsables de la RUSADA fallecieron por causas naturales en extrañas circunstancias apenas semanas después de que comenzara el escándalo del dopaje sistemático ruso.

Fue Rodcchenkov quien alertó de un sistema utilizado por Rusia en los Juegos de Sochi para que sus atletas no tuvieran que preocuparse por los análisis. “Hemos comprobado sus denuncias y tenemos pruebas más allá de toda duda razonable”, ha explicado MacLaren en su investigación independiente, realizada contra reloj en los últimos 57 días “analizando muestras, documentos, discos duros borrados y pruebas forenses”.

El encubrimiento sistemático y apoyado por el estado de los deportistas dopados comenzó después de los Juegos de Vancouver 2010, cuando los resultados de Rusia fueron mucho peores de lo esperado y el propio presidente ruso, Vladimir Putin, encargó a su mano derecha y ministro de deportes, Vitaly Mutko, que le ahorrara semejante vergüenza en los Juegos que se celebrarían en su país cuatro años más tarde.

Dicho y hecho. Según el informe, Mutko nombró entonces a un viceministro, Yuri Nagornykh, que se encargo de poner en marcha un sistema, “operado por el laboratorio antidopaje de Moscú, para proteger a los atletas rusos, reemplazando sus muestras positivas por otras, falsificadas, negativas”. Un sistema “controlado, dirigido y supervisado por el Ministerio de Deportes ruso, ayudado por la policía  federal y la agencia antidopaje rusa”.

Desde la puesta en marcha de este sistema, en 2011, y hasta 2015, Rusia  tapó 643 muestras positivas de atletas de diferentes deportes. “No se trata solo del atletismo, estamos hablando de prácticamente todos los deportes”, explicó el propio McLaren en rueda de prensa.

El sistema de cambios de muestras puesto en marcha durante los Juegos de Sochi implicaba que se introducía en el laboratorio orina “limpia” y se manipulaban las muestras de los atletas rusos que habían dado positivo para cambiar la orina “positiva” por otra “limpia”. Aunque el informe no da nombres de atletas ni resulta factible volver a analizar las muestras de Sochi –porque las muestras fueron alteradas-, Rodcchenkov denunció que hasta 15 medallistas rusos en Sochi habrían dado positivo, cuatro de ellos medalla de oro.

Según el informe, “el 54% de los atletas rusos dieron positivo pero el viceministro dio personalmente la orden de que se cambiaran sus muestras por otras limpias”. El sistema de dopaje no se limitó a los Juegos de Sochi, sino también a otras competiciones de alto nivel internacional celebradas en Rusia en los últimos años, como el Mundial de Atletismo de Moscú 2013, o el Mundial de Natación de Kazan de 2015.

El informe no establece sanciones, sino que será ahora la AMA, junto con el Comité Olímpico Internacional, quien tenga que decidir las sanciones para los atletas rusos y para las instituciones deportivas del país de Putin. Este fin de semana, los responsables de más de una decena de Agencias Antidopaje, entre otras la española, reclamaron sanciones ejemplares para el deporte ruso, pidiendo que se impida a los deportistas de esta nacionalidad competir en los Juegos Olímpicos. Una medida que no ha gustado tanto a algunas Federaciones Internacionales o Comités Olímpicos Nacionales, que estiman que no se puede hacer “tabla rasa” con todos los deportistas de un país.

La AMA pide formalmente la exclusión de Rusia de Río

Tras la publicación del Infome McLaren, la AMA emitió un comunicado donde solicita al COI que excluya a Rusia y a todos sus deportistas de los Juegos Olímpicos de Río. "En consecuencia, la AMA recomienda al Comité Olímpico Internacional (COI) y al Comité Paralímpico Internacional (IPC), dentro de sus respectivas competencias, rechazar las listas de inscritos, para Río 2016, de todos los atletas presentados por el Comité Olímpico Ruso (ROC) y el Comité Paralímpico de Rusia. Por otra parte, cualquier inscripción excepcional de un atleta ruso debe ser considerada por el COI y el CPI para la participación bajo una bandera neutral y de conformidad con criterios muy estrictos".

Además de solicitar dicho veto, la AMA "también recomienda que a los funcionarios del Gobierno ruso se les niegue el acceso a todas las competiciones internacionales, incluyendo Río 2016".

Asimismo, el COI también emitió otro comunicado donde su presidente, Thomas Bach, aseguraba que "los resultados de la investigación muestran una ataque sin precedentes y sorprendente a la integridad del deporte y de los Juegos Olímpicos”. En el documento también se aseguraba que “el COI no dudará en sancionar de la manera más dura posible a cualquier persona individual u organización implicada”.

El máximo organismo deportivo en temas olímpicos se reunirá mañana por teléfono para decidir qué sanción merece el demostrado sistema de dopaje de estado masivo ruso. "Se tomarán las primeras decisiones, que pueden incluir sanciones provisionales en vistas a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro", finalizaba el comunicado.