Gabi Fernández

De capitán a eterno: Gabi renueva por una temporada más

El mediocentro sorprendió al anunciar su ampliación de contrato en 'El Larguero', durante los festejos por el 50 aniversario del estadio Vicente Calderón.

Gabi, durante un partido ante el Bayern.

Gabi, durante un partido ante el Bayern. EFE

  1. Gabi Fernández
  2. Atlético de Madrid

Hay héroes que traspasan los límites de su tiempo y pasan a convertirse en leyenda. En el Vicente Calderón, que celebró ayer el 50 aniversario de su inauguración, había unos cuantos mitos rojiblancos: Radomir Antic, José Luis Pérez Caminero, Kiko Narváez, José Ufarte, Adelardo Rodríguez... Pero uno de ellos sobresalió sobre todas ellas: Gabi.

El mediocentro, que ha cumplido 33 años el pasado julio, se convirtió en el centro de atención este lunes al anunciar en 'El Larguero' junto a su presidente, Enrique Cerezo, su renovación de contrato por una temporada más -el acuerdo expiraba el próximo 30 de junio- hasta 2018, cuando tendrá 35 años.

"Ya teníamos un acuerdo y siempre ha sido todo fácil cuando hemos hablado", aseguró el jugador, que reconoció que se siente con fuerzas para liderar al Atlético durante los "dos o tres años que quedan de ciclo". Por su parte, Caminero refrendó: "Él sabe que va a estar con nosotros lo que él quiera".

El objetivo de Gabi sigue siendo la Champions. "Después de perder dos finales, se ha convertido en algo prioritario", aseguró el capitán rojiblanco. "Lo tenemos en la cabeza. Los ciclos acaban y tenemos dos o tres años para ganarla", añadió. Toda una declaración de intenciones del líder de un equipo que quiere mantener el bloque y "estirar el ciclo lo máximo posible".

De hecho, Gabi aseguró entender las dudas de Simeone tras perder la última Champions ante el Real Madrid, que hicieron que el técnico se plantease no seguir. "Es que yo también me lo planteé", comentó el rojiblanco. "No sabía si iba a tener fuerzas para continuar liderando al grupo, si iba a ser capaz de proponerme mejorar todavía más el nivel para volver a intentarlo. Pero aquí estoy", zanjó.