FÚTBOL

El verano sin fichaje del verano

España se aleja de traspasos millonarios en un mercado insulso en nuestra Liga a falta de un día para su cierre. André Gomes, el más caro. El Barça, el que más gasta. 

André Gomes, el fichaje más caro en España.

André Gomes, el fichaje más caro en España. EFE

  1. Fichajes
  2. Real Madrid
  3. FC Barcelona
  4. LFP Liga de Futbol Profesional
  5. André Gomes

A este verano, en el deporte, le falta un ingrediente. Quizá usted no se haya dado cuenta, porque la Eurocopa o los Juegos Olímpicos lo han copado todo, pero sí, hay una diferencia. El calendario llega al 31 de agosto y el mercado de fichajes en fútbol se cierra. Y ningún equipo español aparece como el protagonista del verano. No hay fichaje mediático ni millonario.   

Este país, tras varios años, se ha calmado. O, por lo menos, no ha protagonizado el fichaje que indignaba a muchos sectores de la sociedad. No ha habido un gran nombre, un gran fichaje. No ha venido un jugador mediático, vulgarmente llamado vendecamisetas en esta época. El fútbol español se ha sumergido en la calma, en la tranquilidad. Incluso se ha mirado a sí mismo, haciendo que los tres fichajes más caros sean entre clubes españoles, sin recurrir a pagar a equipos extranjeros.

Se podría decir que la liga española ha perdido su aura. Tras varios años de tirar la casa por la ventana, de traer los mejores jugadores al coste que fuera (siete de los diez fichajes más caros de la historia son de la LFP), de ser la Liga líder en jugadores recibidos, la Premier y la Serie A han borrado del mapa a España con los millonarios fichajes de Pogba y Gonzalo Higuaín. Incluso el Shanghai chino ha gastado más por un solo jugador (56 millones de euros por Hulk). Ningún club español aparece en el top10 de fichajes más caros de este verano.

El Barça, otra vez el que más gasta

Los 35 millones (más 20 en variables) que ha pagado el Barça por André Gomes constituyen el traspaso más elevado de este 2016 en España. El segundo es Gameiro, por el que el Atlético de Madrid pagó 32. Y el tercero, otra vez del Barça, es Paco Alcácer (30). Esa es otra de las grandes diferencias: los tres fichajes más caros son entre clubes españoles, de Valencia a Barcelona y de Sevilla a Madrid. La otra sorpresa, el papel bajísimo del Real Madrid: solo un fichaje, que es una recompra. Solo 30 millones gastados en el último mercado hasta 2018 en el que tendrán posibilidad de comprar.

El que más gasta en verano vuelve a ser el Barcelona. Y repite por tercer año consecutivo, alejado ya de la vieja idea de cantera respecto a la cartera del Madrid. Los culés se han gastado 122 millones en jugadores que reforzarán... el banquillo. Eso es lo llamativo este año en can Barça. Todos los futbolistas fichados serán suplentes previsiblemente: André Gomes (35+20), Paco Alcácer (30), Umtiti (25), Digne (16), Cillesen (13) y Denis Suárez (3). Además, en 2015 gastó 51 millones, cinco más que el Madrid y en 2014 fueron 169 millones, 41 más que su eterno rival. 

La falta de un gran fichaje en España no se pueda alegar a que sea este 2016 un año en el que el fútbol europeo se haya apretado el cinturón. Al contrario. Se ha producido el fichaje más caro de la historia, Pogba, 120 millones, de la Juventus al United, y el bombazo en Italia del traspaso de Higuaín del Nápoles a la Juventus por 90. El mercado se ha movido, y mucho, pero a España no llegó. El dinero esta vez se fue a la Premier y la Serie A principalmente, aquellas ligas que otros años se mantuvieron en un segundo plano. Ahí puede radicar uno de los motivos. El fútbol español (o, mejor dicho, Madrid y Barça, sin olvidar a Atlético) ya gastó mucho los años anteriores, con fichajes millonarios. No todos los años se pueden fichar un Bale, un James, un Luis Suárez, un Neymar... Además, tampoco este verano ha sido un periodo con grandes jugadores libres, excepto Pogba, sin duda el más mediático.

Los fichajes más caros por año

En 2000, Figo revolucionó el mercado y cambió todo lo que hasta ese momento se había visto. 60 millones pagó el Madrid al Barça. El año siguiente, Florentino siguió con su modelo y se superó: 73,5 por Zidane. Recuperaría el poder la Liga española en 2003, con los 37,5 que desembolsó otra vez el Madrid por Beckham al Manchester United, equipo que la temporada anterior fue el que más pagó, 46 por Rio Ferdinand.

Fue en 2004 cuando la Liga quedó durante un largo ciclo por detrás de la Premier. Manchester, Chelsea (en el apogeo de Abramovich) y Liverpool comenzaron una guerra por gastar más dinero que, precisamente, llevó a la liga inglesa a sus mejores años en el extranjero. En las cinco temporadas en las que más gastaron, metieron a alguno de sus equipos en cinco finales de Champions (Liverpool 2005, Arsenal 2006, Liverpool 2007, United y Chelsea 2008 y United 2009), en una relación directa entre dinero gastado y resultados deportivos. En el apartado de fichajes, en 2004 el récord fue el traspaso de Rooney al United por 37 millones, en 2005 el de Essien al Chelsea por 38, en 2006 el de Shevchenko al Chelsea por 43, en 2007 el de Fernando Torres al Liverpool por 38 y en 2008 el de Robinho al Manchester City por 43.

Todo cambió con la vuelta de Florentino Pérez y el fichaje de Cristiano Ronaldo, que como hiciera nueve años antes con Figo, revolucionó el mercado. 94 millones que siguen constituyendo, dejando de lado el incalculable a día de hoy del de Neymar, el fichaje más caro de la historia. Tras ese año, los fichajes se engordaron, los precios se inflaron y el mercado explotó. Desde aquél día se paga más, mucho más, por un jugador de lo que se pagaría hace diez años exactamente por el mismo futbolista. En 2010 el Chelsea pagaría 58 por Fernando Torres (único jugador en esta lista que aparece dos veces) y en 2011 sería Agüero el protagonista, pagando el City 45 millones. Antes de la irrupción otra vez del dinero español, el Zenit ruso pagó 55 millones al Oporto por Hulk.

Tras el año en blanco, último de Mourinho, el Madrid tuvo que reestructurar su equipo y volvió a hacerlo con fichaje millonario: 91 por Bale, el más caro en 2013, recordando otra vez la peculiaridad del de Neymar. Al año siguiente, el Barça pagó 81 por Luis Suárez. Estos dos fichajes han sido la última imagen del poder de los dos grandes de España, representación de su poder descontrolado.

Lo que mejor puede representar el cambio de tendencia es el verano del Real Madrid. De gastar 257 millones de euros en 2009 a solo 30 en 2016. De ocho fichajes a uno. Y lo que más sorprende: cuando menos dinero se mueve y menos fichajes hace coincide con la sanción de la FIFA, que les obligará a no inscribir jugadores hasta enero de 2018. La viva imagen del bajón español en el mercado, del verano tranquilo que ya acaba en el fútbol. Eso sí, falta una noche. La más movida.