Champions League

Luis Enrique: "Me han dicho que la mano es dentro, pero..."

El técnico azulgrana, como Jordi Alba o Josep Maria Bartomeu, no quiso entrar a la polémica sobre la mano de Gabi dentro del área en el descuento.

El técnico azulgrana, cabizbajo en la banda del Vicente Calderón.

El técnico azulgrana, cabizbajo en la banda del Vicente Calderón. Efe

"Desde el banquillo no se ve nada. Me han dicho que es dentro, pero... Nada que decir". Lucía Luis Enrique entre frustrado y decepcionado. No entraba en los planes azulgrana no alcanzar las semifinales dela Liga de Campeones, menos aún "encontrarnos al Atlético tan atrás", pero, como dijo el técnico azulgrana tras el 2-0 final que daba el pase a los colchoneros, "esto es así, esto es fútbol".

Ni Jordi Alba ni Josep Maria Bartomeu entraron a la polémica del penalti por mano de Gabi ya con el tiempo cumplido. Tampoco lo hizo Luis Enrique a pesar de que Rizzoli pitó la acción, pero la señaló fuera del área de Oblak.

El técnico azulgrana reconoció que "el equipo está como sólo puede estar un equipo que aspira a revalidar el título. Era uno de nuestros objetivos, sin ninguna duda; un objetivo que nos ilusionaba muchísimo, pero este año no será. No hay esa posibilidad. El equipo está triste".

¿Fracaso?

"Cualquier entrenador de cualquier Liga del mundo si ganas esos dos títulos (la Liga y la Copa del Rey) sería una gran temporada, pero debemos mejorar, yo el primero", prosiguió Luis Enrique, que insistió en que "todavía" hay "dos objetivos muy interesantes" y que asumió el "100%" de culpa en la derrota. "Para eso soy el entrenador, el máximo responsable y no pretendía tener ni un punto menos del 100%", añadió el técnico.

"Lo siento por los aficionados culés y por mis jugadores. Nuestro objetivo era conquistar todo, pero hay que levantarse. Esta es una prueba para el equipo", continuó Luis Enrique, interrogado también por el porqué y por si veía que este mal momento podría llegar. "Porque hay días que llueve y otros días sale el sol. Tenemos controlados parámetros que consideramos importantes para ver el estado de los jugadores, pero no tengo la bolita mágica para saber cómo vamos a estar, si vamos a estar lúcidos...", recalcó.

Sin excusas

Luis Enrique admitió que esperaba "quizá un Atlético de Madrid no tan tranquilo" en el comienzo del partido, "tan esperando en un repliegue medio". "Esperaba una presión mas alta. Hemos tenido tranquilamente el balón y eso nos ha permitido tener controlado el partido dentro de lo que es jugar fuera contra el Atlético", dijo.

"Creo que el partido les ha salido bien en la idea que tenían. Han aprovechado su ocasión en un error nuestro, se han adelantado en el marcador y han jugado a lo que mejor se les da, a defender en su propio campo. Lo hacen muy bien. Han jugado un partido muy completo. A nosotros nos ha faltado quizá más finura y atrevimiento", afirmó.

"Buscábamos un partido de control, a través del balón desgastar al rival. El campo tampoco estaba para ofrecer florituras, sin ánimo de excusarme, era difícil mantenerse en pie. Hemos tenido control, pero no profundidad. No hemos generado ocasiones. Entendíamos que hacer un gol iba a ser muy importante, pero no ha sido así", añadió.

"En la segunda parte, ya con todo perdido, hemos ido con muchísima más gente por delante del balón a generar más situaciones pero nos ha costado mucho. Felicitar al Atlético de Madrid y desearle la mejor de las suertes", explicó.