RFEF

El TAD no inhabilita a Villar (pero este se querella contra Cardenal)

El tribunal abre "un proceso de información reservada" (sigue sin resolver el asunto) después de que el presidente de la RFEF cumpliese su amenaza y denunciase al del CSD por prevaricación.

Ángel María Villar, presidente de la RFEF.

Ángel María Villar, presidente de la RFEF. Efe

Ángel María Villar, presidente del fútbol español desde 1988, ha interpuesto una querella por prevaricación contra el secretario de Estado del Deporte, Miguel Cardenal, en cumplimiento de las diversas amenazas hechas a los miembros del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) que deben decidir si abren expediente en su contra por diversas irregularidades detectadas por el Consejo Superior de Deportes (CSD).

El TAD abrió este viernes horas después "un proceso de información reservada" para solicitar documentación adicional sobre Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), y José Luis Sáez, cabeza del baloncesto español. Es decir, sigue sin entrar en el fondo del asunto y decidir si abre expediente, inhabilita (como medida cautelar) o exonera a ambos dirigentes federativos en el caso abierto por el Gobierno por medio del CSD.

El proceso de información reservada, recogido en el artículo 38.2 del Reglamento de Disciplina Deportiva, no establece plazos para la solicitud de esa documentación; tampoco el TAD ha querido desvelar a qué organismos requerirá esos informes. La medida se produce después de dos retrasos consecutivos, debidos mayormente a las presiones de Villar a los miembros del tribunal, y retrasa una decisión final 'sine die'.

Querella antes de la reunión

A la salida de la reunión celebrada este viernes, la tercera de este proceso, el presidente del tribunal, Enrique Arnaldo Alcubilla, no quiso hacer declaraciones, al igual que el resto de miembros (que fueron saliendo por separado del edificio situado en la madrileña calle de Ferraz). Pero es sabido que los miembros del tribunal recibieron un escrito con la querella a Cardenal, por prevaricación, la misma con la que ha amenazado Villar a todos los miembros del tribunal si le abren expediente sancionador.

El CSD no ha sido notificado de la querella oficialmente (ha de ser admitida a trámite previamente), pero confirma su existencia y afirma por medio de un portavoz estar "tranquilo" ante la solidez de su denuncia. "Hubiésemos prevaricado de no denunciar las irregularidades descubiertas", insiste la mencionada fuente, que califica de "mafioso" el comportamiento del presidente del fútbol español.

Contexto

Este proceso se inició el pasado 11 de febrero, cuando el Consejo Superior de Deportes (CSD) envió la documentación de ambos casos y solicitó la apertura de expedientes disciplinarios para el presidente de la Federación de Fútbol, Ángel María Villar, y su vicepresidente adjunto para Asuntos Económicos, Juan Padrón. La misma solicitud se cursó para el presidente de la Federación de Baloncesto, José Luis Sáez, y su secretario general y director económico, Luis Giménez.

Sobre la RFEF, el CSD remitió al TAD los casos del Recreativo de Huelva y del CD Marino Tenerife-Sur, en los que identificó un supuesto "agravio comparativo" y un "menoscabo del principio de igualdad de los clubes" por un supuesto trato de favor a ambos clubes, a quienes se alivió su situación económica de forma presuntamente vedada por la ley. (La Federación se acoge a que se trataba de "supuestos excepcionales" contemplados por la normativa).

En la Federación de Baloncesto el envío del caso del CSD al TAD se hizo tras revisar las alegaciones de los dirigentes federativos a la denuncia del presidente de la Federación Catalana, tras la cual el Consejo estimaba que podía existir una "imputación de gastos particulares a las cuentas de la Federación y una incorrecta utilización de los fondos federativos".

Con esa documentación, el 19 de febrero, los siete miembros del tribunal se reunieron por primera vez y tomaron la decisión de dejar la resolución para una semana después. Pero el 26 de febrero, después de recibir incluso la visita de un abogado de Villar y un notario, volvieron a posponer la decisión para este viernes 4 de marzo.

De haber accedido a la apertura de un expediente, el TAD podría haber llegado a proponer la inhabilitación de ambos dirigentes, como medida cautelar. Villar, que en tal caso no podría presentarse a la reelección en la RFEF (los comicios están previstos para mayo), había amenazado con querellarse por prevaricación contra las partes implicadas y trata de ganar tiempo para ver si un cambio de Ejecutivo le facilita una salida airosa al conflicto presente. Ahora ya ha pasado a la acción. 

La Federación Española de Fútbol convocó también este viernes una Asamblea General Extraordinaria para el 22 del presente mes, en la que se realizará la modificación de los estatutos, necesario para establecer un nuevo reglamento electoral a la presidencia.