Liga BBVA

¿Puede mejorar el Barça en 2016?

El conjunto de Luis Enrique ha conseguido cinco títulos este año, pero aún tiene margen de mejora: defensa, fichajes, cantera... EL ESPAÑOL hace balance y analiza al conjunto de la Ciudad Condal.

Messi y Neymar en el Mundialito de clubes.

Messi y Neymar en el Mundialito de clubes. Reuters

  1. FC Barcelona
  2. Equipos deportivos
  3. Competiciones
  4. Deportes

“Lo que me preocupa no es jugar contra los grandes en la Champions; lo que de verdad me quita el sueño son los pequeños: el Paderborn, el Friburgo…”. Pep Guardiola, autor de esta sentencia, siempre fue consciente, tanto en su etapa en el Barcelona como en la de Múnich, de que, cuando uno lo ha conseguido todo, lo complicado no es volver a hacerlo, sino mantener el nivel en partidos intrascendentes. Porque, al fin y al cabo, para llegar a una final hay que acabar antes con varios de estos rivales rutinarios o, dicho de otra forma, no bajar el pistón durante un largo periodo de tiempo.

Esta reflexión, exhortada por Guardiola, es fácilmente aplicable al equipo que dirige ahora Luis Enrique. El Barcelona, ya saben, ha terminado 2015 con cinco títulos (Champions League, Liga, Copa, Supercopa de Europa y Mundialito de clubes). Es decir, a priori, el objetivo para 2016 sería acabar con seis trofeos. Pero como dicho reto versa entre lo improbable y lo fantasioso, la coyuntura obliga a rebajar las expectativas y pensar en pequeñas metas para, si vuelve a salir todo redondo, acabar acumulando oro entre los cristales del Camp Nou por segundo año consecutivo. Porque sí, el campeón de todo también puede mejorar. 

1. La defensa

El ‘déficit’ –bendito a los ojos de tantos otros– lo arrastra el Barcelona desde que se retiró Puyol. Con Piqué y Mascherano como pareja solvente, la realidad es que Luis Enrique no ha conseguido encontrar un tercer hombre de garantías para incluir en la rotación. Bartra, el llamado a ocupar ese rol, busca una salida en invierno; y Mathieu, hombre elegido para minimizar las mencionadas carencias, tampoco ha rendido al nivel que se esperaba. No obstante, toca señalar que el problema no atañe a los laterales: Dani Alves y Jordi Alba han respondido a las expectativas.

¿En qué se traduce todo lo anterior? Esta campaña, con los mismos que la anterior, el Barcelona ha recibido más goles en Liga (15 por los 8 del curso pasado en la jornada 17). ¿Y cuál es la meta para el año que viene? No superar los 21 tantos encajados en la competición doméstica. Aunque, obviamente, está complicado, pues el Barcelona, en toda la segunda vuelta, sólo podría conceder seis.

2. Más fondo de armario

Cierto es que Aleix Vidal y Arda Turan estarán disponibles el próximo 6 de enero para el encuentro de Copa del Rey contra el Espanyol, pero el Barcelona –y Luis Enrique, en particular– ya han transmitido sus deseos de ampliar la plantilla. Y, posiblemente, además, lo harán este invierno. Entre las opciones que se barajan: repescar a Denis Suárez, actualmente en el Villarreal, o buscar un segundo punta o delantero para paliar las carencias ante una posible lesión de Messi, Neymar o Suárez. La realidad, como quedó patente en la primera vuelta, es que el Barça –por lesiones o traspasos– tiene menos fondo de armario que la pasada temporada. Y, en este caso, superar ese hándicap será el otro reto de cara a 2016. Salvo, obviamente, que palie ese déficit en enero.

3. Cantera

Luis Enrique, como está recogido en los códigos no escritos del club, ha echado mano de la cantera ante las numerosas lesiones que sufrió el equipo en la primera vuelta. Los casos más representativos han sido los de Munir y Sandro, que han hecho de Messi –si es que alguien puede hacer de él– durante sus dos meses de baja. Pero, sin duda, el que más partido ha sacado a la coyuntura ha sido Sergi Roberto, reconvertido en todocampista y merecedor de la titularidad.

Comentado lo anterior, de momento, Luis Enrique no ha conseguido reunir sobre el campo tantos canteranos como Guardiola (hasta ocho en la final del Mundialito de clubes de 2011). Y, entre los que han salido, tan sólo el mencionado Sergi Roberto ha llamado con fuerza para quedarse. Cierto es –también corresponde mencionarlo– que el asturiano lleva menos tiempo al frente Barça, pero esa es una de sus asignaturas pendientes de cara a 2016.

4. Seis títulos y mayor renta en la Liga

El reto, en mayúsculas, sería acabar el año con seis títulos. Pero, independientemente de que se consiga o no, hay otra cifra que sirve de motivación: superar los puntos en Liga. En la jornada 17, el Barcelona lleva (38) los mismos que el pasado curso, con el objetivo de superar los 94 conseguidos en 2015 y, por qué no, llegar a los 100 del Real Madrid de José Mourinho.

5. Superar lo insuperable: más goles

El Barcelona, en la transición Guardiola-Luis Enrique, ha pasado de ser un equipo de centrocampistas a convertirse en uno de delanteros. Y, durante ese trayecto, ha aumentado su número de goles. El conjunto azulgrana cierra 2015 con 180 tantos, superando el récord de los 178 conseguidos por el Real Madrid de Carlo Ancelotti en 2014. Volver a alcanzar la misma cifra, depende de la MSN. Pero no será sencillo. En definitiva, retos, retos y más retos que compaginar con la rutina, tan necesaria como ineludible.