Vuelta a España

Madrid corona a Nairo Quintana como ganador de la Vuelta

El colombiano sucede a su compatriota Lucho Herrera como vencedor de la ronda española 29 años después. El ciclista del Orica Marcus Cort Nielsen ha conseguido su segunda victoria al sprint.

VIGÉSIMO PRIMERA Y ÚLTIMA ETAPA DE LA VUELTA

VIGÉSIMO PRIMERA Y ÚLTIMA ETAPA DE LA VUELTA Agencia EFE

  1. Vuelta a España
  2. Nairo Quintana
  3. Chris Froome
  4. Alberto Contador

La Vuelta a España 2016 ya es historia. El ciclismo profesional se despide definitivamente de las carreteras españolas hasta el año que viene tras coronar a Nairo Quintana como vencedor en Madrid sucediendo a Lucho Herrera que consiguió la suya hace ya 29 años. El colombiano se adjudica su segunda Gran Vuelta a los 26 años, después de ganar el Giro de 2014, y se toma así la justicia por sus piernas tras un Tour de Francia en el que no cumplió las expectativas de plantar batalla frente a Chris Froome. Quintana sólo se lo ha creído al pasar la línea de meta: “Esta mañana tenía en la cabeza que hasta que no pasara esta línea, la Vuelta no estaba ganada. Ha sido una Vuelta espectacular y hoy gozamos mucho”. [Así hemos contado la última etapa]

Durante estas tres semanas de ciclismo por la geografía española se ha podido ver una pelea que tras el primer puerto de verdad, el de los Lagos de Covadonga, quedó reducida a dos contendientes: Nairo Quintana de un lado y Froome por el otro. Así se definió en la cima asturiana y así fue realmente hasta esta etapa-paseo final entre Las Rozas y Madrid. Finalmente el colombiano se ha alzado vencedor, y avisa que tal vez, cuando esté más maduro, intente el reto del doblete Tour-Vuelta. Para eso tendrá que ganar antes en Francia por primera vez. [Así ha quedado la clasificación general]

Termina también una carrera en la que los actores secundarios tuvieron un papel tan importante que, sin ellos, tal vez los protagonistas no habrían terminado del modo que lo han hecho. O igual sí, nunca lo sabremos. En cualquier caso no cabe duda de que ha habido corredores que, sin optar nunca a ganar la Vuelta, sí han ayudado a determinar el vencedor final.

Es el caso de un Alberto Contador que, por primera vez en su vida, viene a la Vuelta pero no se la lleva a casa. Empezó cruzado desde el principio con un minuto de pérdida en la contrarreloj por equipos inicial y otro en la primera llegada en alto sobre las casi verticales rampas de Ézaro. Sin embargo, dio lo que tenía en la cortísima y explosiva jornada de Formigal y puso la carrera patas arriba. Nairo Quintana y Movistar estuvieron en su sitio, no así Sky que dejó vendido a Froome. La Vuelta no es el Tour, y los británicos no disponían de los elementos de control que sí llevaban a la ronda francesa. Para Contador, realmente ajeno a esa lucha por el maillot rojo, la puntilla fue quedarse fuera del podio ayer en Aitana y por sólo 12 segundos con respecto a Chaves. El corredor más valiente del equipo que mejor ha aplicado la táctica en esta carrera. A Contador le queda el premio de la Supercombatividad al corredor más ofensivo de esta Vuelta.

Hoy todo eran brindis, ambiente festivo y parabienes para el corredor colombiano. Sobre todo en el trayecto que va desde Las Rozas a Madrid, antes de que las 10 vueltas sobre el circuito por la Castellana pusiera en marcha la parte competitiva de la etapa. Porque tampoco olvidemos que ganar en la capital de España no es cosa menor. Como casi siempre, se ha definido con un sprint en el que ha vuelto a ganar Magnus Cort Nielsen. El joven corredor del Orica-Bike Exchange logra así su segunda victoria en esta Vuelta “algo increíble en mi primera vuelta grande”, mientras que el equipo australiano se anota cuatro parciales y el podio con Chaves. De los mejores botines de esta carrera.

Aunque todo el protagonismo recaiga hoy en el podio final, con Nairo como rey de la fiesta, lo cierto es que otros corredores van a tener el premio de contemplar las vistas del centro de Madrid desde ese lugar de honor. Omar Fraile repite como ganador de la Montaña por segundo año consecutivo, convirtiéndose así en el octavo corredor que logra el entorchado de este modo en toda la historia de la carrera.

Y si alguien ha tenido premio en base a su constancia y entrega, ese ha sido Fabio Felline. Tras varios terceros y cuartos puestos en etapas llanas, onduladas o directamente de alta montaña, el italiano se ha adjudicado el maillot verde de la clasificación por puntos. Sin duda, un premio que termina demostrando que el trabajo y el tesón terminan dando sus frutos. Felline venía buscando una victoria de etapa y se ha terminado ‘encontrando’ un podio en Madrid. Y BMC, tras la inesperada y dolorosa baja de Samuel Sánchez en la contrarreloj de Calpe, ha terminado siendo el mejor equipo por algo menos de cinco minutos sobre Movistar.

Se termina así la Vuelta a España 2016, que a lo largo de más de 3.300 kilómetros ha llevado a toda una caravana itinerante de 1.500 personas por toda la geografía española. El ciclismo profesional no volverá a las carreteras de nuestro país hasta finales de enero con la Challenge de Mallorca. Atrás queda un duelo entre Nairo y Froome que se esperaba para el Tour de Francia y se ha terminado dando aquí, en la Vuelta. Y viendo el panorama ciclista, habrá más durante los próximos años.