Ciclismo

Futura doctora, violonchelista y campeona de España contrarreloj

La valenciana Anna Sanchis es la diva del ciclismo español y se ha proclamado campeona por cuarta vez en su carrera deportiva. 

Anna Sanchis, posando en una foto para su página web.

Anna Sanchis, posando en una foto para su página web. Web Anna Sanchis

  1. Federación Española de Ciclismo
  2. Ciclistas

En los últimos seis Campeonatos de España de ciclismo, una presencia ha sido tan constante en el podio como la de los maillots rojigualda o el presidente de la federación: Anna Sanchis. La valenciana sólo ha faltado en una ocasión (2014) a su cita con la gloria rojigualda. Por el camino, una colección de preseas que incluye una plata y seis oros, dos de la carrera en línea y cuatro de contrarreloj, el último anotado esta misma mañana.

Ha sido en la localidad de Ibi, sede de las contrarrelojes de los Campeonatos de España de Alicante. Allí Sanchis batió a Gloria Rodríguez, poderosa rodadora murciana de Lointek Team, y a Mavi García, duatleta balear que esta temporada se está prodigando en el ciclismo de carretera con el conjunto Bizkaia-Durango.

Anna Sanchis, en un primer plano.

Anna Sanchis, en un primer plano.

Anna Sanchis (1987, Xátiva) está consolidada como la diva del ciclismo español. No sólo es una corredora talentosa, ágil escaladora y dignísima rodadora: también compagina el deporte de alto nivel con la carrera de Medicina, amén de una prometedora carrera como violonchelista que tuvo que dejar aparcada para centrarse en la bicicleta.

Cada año sucede lo mismo con ella: un inicio dubitativo y transformación en vísperas de luchar por el entorchado nacional. “Tiene un hándicap importante en las alergias, que limitan mucho su rendimiento durante la primera parte de la temporada”, explica el seleccionador nacional femenino, Ramontxu González Arrieta. “No obstante, es una corredora experta y talentosa: por eso sabe preparase y llegar en buena forma a los Campeonatos de España”.

Los 25 años: edad problemática 

La cualidad de ‘rara avis’ de Sanchis radica en el hecho de que puede seguir siendo ciclista en una edad en la cual la mayoría de deportistas de élite femeninas tienen que renunciar a sus sueños. “Es una encrucijada que se presenta a los 25 años”, reflexiona ‘Ramontxu’, “un momento complicado en que terminan los estudios y el deporte roba mucho tiempo a la par que no supone una salida profesional realista. Le sucedió a mi mujer, Joane Somarriba, que con esa edad estaba pensando colgar la bicicleta. Por fortuna persistió”. Somarriba es una de las mejores ciclistas de la historia, la Indurain femenina, con tres Tours de Francia, dos Giros d’Italia y un Mundial en su palmarés.

¿La clave de Anna? Su padre, Salvador Sanchis, un hombre de ciclismo con buenos contactos y gran empeño para que tanto el ciclismo femenino español como la carrera deportiva de su hija progresen. “Cómo se implica con Anna es impresionante, para hacerle un monumento”, sintetiza ‘Ramontxu’. En la actualidad, Anna Sanchis es de las pocas ciclistas españolas afortunadas que pueden vivir consagradas a la bicicleta gracias a lo que le aportan su equipo, el británico Wiggle-High5, y las becas valencianas Proyecto Fer.

No obstante su demostrada calidad, Anna Sanchis no participará en los Juegos Olímpicos. La razón es que, pese a varios meses cazando puntos en carreras remotas, España sólo ha conseguido una representante para la cita de Río y esta será la vasca Ane Santesteban, ausente en Alicante por un persistente resfriado. “Ella tiene un estatus a nivel internacional. Lleva un par de temporadas de progresión firme y es uno de los puntales de su equipo, el Alé-Cipollini italiano”, explica ‘Ramontxu’. Santesteban, de hecho, ha apuntado la mitad de los puntos que tiene España en el ránking UCI decisivo para las plazas olímpicas. Así, las aspiraciones olímpicas de Sanchis quedan aplazadas hasta Tokio.