Euroliga de baloncesto

¿Qué necesita el Madrid para estar en los playoffs de la Euroliga?

Debe ganar al Khimki este jueves, pero también depende del resto de encuentros que se disputan en el grupo F. 

Rudy Fernández intenta anotar frente al Khimki.

Rudy Fernández intenta anotar frente al Khimki. Getty Images

  1. Euroliga de baloncesto
  2. Real Madrid de baloncesto
  3. Khimki Moscú
  4. Competiciones

El contraste entre el grupo E y el F de la Euroliga es inmenso desde hace varias jornadas. En el primero, ya hay pleno de clasificados para cuartos de final: Fenerbahçe, Lokomotiv Kuban, Panathinaikos y Estrella Roja de Belgrado. En el segundo, tan sólo CSKA de Moscú y Baskonia tienen sus billetes para playoffs asegurados.

Por lo tanto, quedan dos plazas por adjudicar, con hasta cinco equipos inmersos en la puja: Barça, Brose, Olympiacos, Khimki y Real Madrid. Como es lógico, todas las miradas se centran en el vigente campeón de Europa, que, no conforme con estar contra las cuerdas ya en la fase regular, repite zozobra ahora.

Ganar al Khimki ruso es la condición sine qua non para que los hombres de Pablo Laso sigan adelante en la Euroliga. Prácticamente se clasificarían con esta victoria, pero deben esperar a lo que ocurra en el resto de encuentros del grupo para conocer su suerte definitiva. ¿Qué beneficiaría el pase de los blancos o su eliminación? Vayamos partido a partido para saberlo.

Zalgiris-Barça (jueves 7, 18:45)

Al Madrid le beneficia que gane el Barça.

Una victoria del Zalgiris clasificaría al Madrid en tres supuestos: también ganan Brose y CSKA, también ganan Baskonia y CSKA o también ganan Brose y Olympiacos. Sin embargo, le resulta más favorable un triunfo de su eterno rival en Kaunas. Así sería imposible que se diese la única carambola que eliminaría a los blancos si vencen al Khimki: triunfos de Zalgiris, Baskonia y Olympiacos.

Lo cierto es que el Barça parte como favorito a pesar de su pobre rendimiento como visitante en este Top 16 (cinco derrotas en seis partidos). El Zalgiris ya está eliminado y no se juega nada. Además, una victoria clasificaría al conjunto azulgrana sin depender de resultados ajenos.

Los precedentes ante el equipo lituano son satisfactorios: dos victorias y una derrota (por 88-92 en el Palau Blaugrana) entre la temporada regular y esta fase. Incluyendo un triunfo en Kaunas (78-85).

El último partido entre ambos equipos fue en Barcelona, con resultado favorable a los locales (92-86). Todos los duelos ante el Zalgiris han resultado igualados esta temporada, pero la atmósfera de final beneficia los intereses de los hombres de Xavi Pascual.

El Barça se clasifica si gana, si pierde pero gana el Madrid o si pierde, también lo hace el Madrid y caen Olympiacos y/o Brose. Jugaría contra Fenerbahçe, Lokomotiv Kuban o Panathinaikos en cuartos.

Queda eliminado si pierde, también lo hace el Madrid y ganan Olympiacos y Brose.

Tomas Satoransky y Bradley Wanamaker durante el Barça-Brose.

Tomas Satoransky y Bradley Wanamaker durante el Barça-Brose. EFE

Brose-Baskonia (jueves 7, 20:00)

Al Madrid le beneficia que gane el Brose.

Una victoria del Baskonia clasificaría al Madrid en tres supuestos: también ganan Barça y CSKA, también ganan Zalgiris y CSKA o también ganan Barça y Olympiacos. No obstante, un triunfo vasco podría provocar la única carambola que eliminaría al Madrid (acompañado de victorias de Zalgiris y Olympiacos). El Brose cuenta con la ventaja de jugar en Bamberg, donde tan sólo ha caído dos veces este curso (CSKA y Real Madrid).

No obstante, el Baskonia ya sabe lo que es ganar, y con contundencia, a los alemanes (90-64 en la ida). Además, el conjunto de Vitoria todavía podría clasificarse como primero del grupo F. Para ello, necesitaría ganar este jueves y esperar una derrota del CSKA ante el Olympiacos 24 horas más tarde. Tan sólo variaría su rival en cuartos de final, ya que se ganó el pase matemáticamente al derrotar al Madrid hace una semana.

El Baskonia será primero de grupo si vence y el CSKA pierde. Será segundo de grupo si pierde o si gana pero también lo hace el CSKA. Jugará contra Estrella Roja, Panathinaikos o Lokomotiv Kuban en cuartos.

El Brose se clasifica si gana, también lo hacen Khimki y Olympiacos y pierde el Barça. Jugaría contra Fenerbahçe en cuartos.

Queda eliminado si pierde. También si gana y lo hace el Barça o perdiendo los azulgrana y también Khimki y/o Olympiacos.

Rudy Fernández intenta una bandeja ante Davis Bertans.

Rudy Fernández intenta una bandeja ante Davis Bertans. EFE

Madrid-Khimki (jueves 7, 20:45)

El Madrid necesita ganar para poder clasificarse.

No está siendo el mejor Top 16 del equipo blanco ante su público, con un balance de tres victorias y tres derrotas como local. Además, el Madrid arrastra tres derrotas europeas consecutivas (Barça, Olympiacos y Baskonia), también siembra dudas en la ACB y se enfrenta a una de sus bestias negras europeas esta temporada.

Los vigentes campeones han caído derrotados dos de las tres veces en las que se han medido al Khimki, ganando en Moscú en la ida de esta ronda (82-93). En la temporada regular, los rusos se impusieron tanto en su campo (84-70) como en el Palacio (82-85).

Aun así, los chicos de Laso se aferran a la capacidad de reacción ante las circunstancias adversas que han demostrado en lo que va de temporada. Remontaron ante el Bauru brasileño para llevarse la Intercontinental, salvaron un match-ball decisivo ante el Bayern de Múnich para pasar al Top 16 y ganaron la Copa del Rey sin ser favoritos. De nada servirá todo eso con una derrota de por medio este jueves, pero la necesidad de ganar para seguir vivo, además jugando en casa, favorece al Madrid.

El Khimki también busca clasificarse y es un equipo realmente temible. Cuenta con Alexey Shved, tercer máximo anotador de la Euroliga en estos momentos (16.3 puntos por encuentro) y ex de la NBA. No es el único del equipo: Zoran Dragic, James Augustine (ex de Gran Canaria, Valencia y Murcia), Josh Boone, Sergey Monia, Paul Davis (ex de Obradoiro y Sevilla) y Tyler Honeycutt también participaron de la mejor liga del mundo.

Todos ellos conforman una plantilla repleta de estrellas, cuyo gran líder fue el principal culpable de la derrota del Madrid ante el Maccabi en la final de la Euroliga hace dos temporadas: Tyrese Rice. Sus 6.2 asistencias por partido le convierten en el cuarto mejor pasador de Europa.

Esto significa que el Khimki tiene al menos a uno de sus jugadores entre los líderes de las principales categorías estadísticas continentales: Shved en puntos, Augustine en rebotes (cuarto con 6.7 por partido) y Rice en asistencias. Unas cifras que mejoran fijándonos sólo en el Top 16: Shved anota más (16.8 puntos de media) y figura como quinto mejor ladrón (1.5 robos), Honeycutt aparece como quinto mejor reboteador (6.7 capturas) y Rice es el segundo mejor asistente (7.8 pases).

Tampoco se puede pasar por alto un último pero importante detalle. El nuevo entrenador del Khimki desde mediados de marzo es Dusko Ivanovic, uno de los mejores técnicos de Europa. A la par que un excelente conocedor del Real Madrid y del baloncesto español tras su prolongada etapa en el Baskonia y también su más breve experiencia al frente del Barça. Teniendo en cuenta todos estos datos, al Madrid le espera una auténtica final. Con el objetivo de ganar, que le clasifica en siete de ocho supuestos, como único posible.

El Madrid se clasifica si gana y también lo hacen Barça, Baskonia y CSKA; Barça, Brose y CSKA; Barça, Brose y Olympiacos; Zalgiris, Brose y CSKA; Zalgiris, Baskonia y CSKA; Barça, Baskonia y Olympiacos o Zalgiris, Brose y Olympiacos. Jugaría contra Fenerbahçe en cuartos.

Queda eliminado si pierde o si gana pero también lo hacen Zalgiris, Baskonia y Olympiacos.

El Khimki se clasifica si gana y pierde el Barça o si gana y también lo hace el Barça. Jugaría contra Fenerbahçe, Lokomotiv Kuban o Panathinaikos en cuartos.

Queda eliminado si pierde.

Mike James lanza ante Augusto Lima en el Baskonia-Madrid.

Mike James lanza ante Augusto Lima en el Baskonia-Madrid. EFE

Olympiacos-CSKA (viernes 8, 20:45)

Al Madrid le beneficia que gane el CSKA.

Una victoria del Olympiacos clasificaría al Madrid en tres supuestos: también ganan Barça y Brose, también ganan Barça y Baskonia o también ganan Zalgiris y Brose. Pero a los blancos les interesa más que el CSKA, que ya derrotó a los griegos en la ida (92-85), salga victorioso. Así se impediría la ya comentada carambola que dejaría fuera al Madrid con triunfos de Zalgiris, Baskonia y Olympiacos aun ganando al Khimki.

Aunque los helenos necesitan ganar para intentar clasificarse, su rendimiento en el Top 16 ha estado marcado por la irregularidad. Tras una gran primera fase (balance de 8-2), el Olympiacos ha perdido fuelle en el Top 16 debido a sus derrotas como visitante.

Su fortín ha estado en El Pireo, y allí espera sorprender a un CSKA que ya está clasificado, pero que volvió a ganar tras caer ante el Brose (100-86 contra Zalgiris). La duda está en si los rusos especularán o no pensando en su rival venidero. Ya clasificados, pueden mantener el liderato del grupo F o ser segundos. Todo depende de su actuación y de la del Baskonia.

El CSKA será primero de grupo si gana o si pierde y también lo hace el Baskonia. Será segundo de grupo si pierde y el Baskonia gana. Jugará contra Estrella Roja, Panathinaikos o Lokomotiv Kuban en cuartos.

El Olympiacos se clasifica si gana, pierden Barça y Brose y el Madrid gana. Jugaría contra Fenerbahçe en cuartos.

Queda eliminado si pierde. También si gana junto a Barça y/o Brose o si el Madrid pierde.

Ian Vougioukas rodeado por jugadores del CSKA.

Ian Vougioukas rodeado por jugadores del CSKA. EFE