Historia de la igualdad

Hillary Clinton no fue la primera

Cuando las mujeres aún no tenían derecho a voto, Victoria Woodhull compitió por la presidencia de EEUU en 1872.

La primera mujer que aspiró a presidir los EEUU y fue detenida por obscenidad

La primera mujer que aspiró a presidir los EEUU y fue detenida por obscenidad

  1. Historia
  2. Elecciones EE.UU. 2016
  3. Hillary Clinton
  4. Mujeres
  5. Feminismo
  6. Sufragio femenino
  7. Estados Unidos
  8. Política

Si la posibilidad de que una candidata femenina llegue a la presidencia de los EEUU es rompedora en 2016, imaginemos en 1872. Ese año existió un ticket que se presentó por el partido Equal Rights, integrado por una mujer defensora del voto femenino y del amor libre: Victoria Woodhull (1828-1927). Ella abrió la primera agencia de bolsa con dirección femenina y, además, era médium. En las listas era acompañada por un afroamericano, Frederick Douglass, antiguo esclavo, como vicepresidente. Hoy sería la pesadilla de los votantes de Trump.

Victoria ya era toda una celebridad cuando decidió dar el salto a la política, gracias a una vida obsesionada por hacerse con el control de su vida, en un momento en el que las mujeres eran consideradas, a efectos prácticos, menores de edad perpetuas.

Fue acusada de un delito de obscenidad, fue arrestada la jornada electoral y liberada al día siguiente

Nacida en 1838 como Victoria Caflin e hija de una madre que la inició en el mesmerismo (una pseudociencia que proclamaba la existencia de un "magnetismo animal" merced al cual era posible curar cualquier dolencia) y del espiritualismo (la creencia en la posibilidad de tomar contacto con los espíritus de los muertos), y de un padre estafador y vendedor de toda suerte de remedios milagrosos, llevó dinero a casa desde niña como echadora de cartas y médium. Esto fue algo especialmente valioso cuando el progenitor huyó tras intentar engañar al seguro quemando el molino familiar.

Una caricatura de Victoria Woodhull hecha por Thomas Nast, en 1872.

Una caricatura de Victoria Woodhull hecha por Thomas Nast, en 1872.

Quizá trataron de quitarse una boca que alimentar al entregarla en matrimonio con los 15 años, a Canning Woodhull, un falso médico, alcohólico y mujeriego, con quien tuvo dos hijos, uno de ellos discapacitado mental. Los continuos engaños la llevaron a divorciarse de él, algo que en aquel momento significaba que una mujer quedaba marcada, sobre todo cuando era ella la que tomaba la decisión.

Amor libre

Se convirtió en ardiente defensora del amor libre, que llegó a definir así: "Sí, creo en el amor libre. Tengo un derecho inalienable, constitucional y natural a amar a quien yo quiera, por el tiempo que pueda; a cambiar ese amor todos los días si así lo deseo, y ninguna persona ni ley está autorizada a interferir ese derecho."

Casada en segundas nupcias en 1866 con el coronel James Blood, quien la introduciría en los círculos libertarios (llegó a tener una relación con el anarquista Benjamin Tucker), en 1870 abrió, junto a su hermana Tennesee, la primera correduría de Bolsa operada por mujeres, Claflin & Co. El dinero para ponerla en marcha provino del magnate Cornelius Vanderbilt, quien había enviudado recientemente, y a quien Woodhull supuestamente ayudaba a contactar con su fallecida esposa en sesiones de espiritismo.

Fundó y dirigió el primer medio en anglosajón en publicar el 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels

Aunque corrió el rumor de que Vanderbilt llegó a proponerle matrimonio, lo cierto es que fue un negocio redondo, pues la agencia dio muchos beneficios, que las dos hermanas utilizarían para publicar el Woodhull & Claflin's Weekly, un periódico nacido para apoyar la candidatura presidencial de Victoria, y que fue el primer medio en anglosajón en publicar el Manifiesto comunista de Marx y Engels.

Victoria Woodhull rompió con todos los tabúes femeninos.

Victoria Woodhull rompió con todos los tabúes femeninos.

Para entonces, Woodhull ya se había señalado por testificar ante el Congreso reclamando el voto femenino, argumentando que la decimocuarta y decimoquinta enmiendas, recientemente aprobadas, al reconocer la extensión del derecho a voto a todos los ciudadanos, ya incluía a las mujeres: si pagaban impuestos, eso quería decir que eran ciudadanas.

Arrestada la jornada electoral

Esa intervención (era la primera mujer en interpelar al Congreso) la hizo famosa y lanzó su candidatura, pero también atrajo la reacción de una prensa que no dudó en señalarla como libertina e, incluso, prostituta.

La campaña llegó a su cénit cuando el Weekly acusó al reverendo Henry Ward Beecher, faro de la moralidad y acérrimo enemigo de Woodhull, de mantener una relación adúltera. El escándalo fue mayúsculo, pero paradójicamente las que fueron acusadas de obscenidad fueron las dos hermanas y el marido de Woodhull, delito por el que fueron detenidos y por el que pasaron el día de las elecciones entre rejas. Finalmente, fueron liberados, pero la incipiente carrera política de Victoria quedó destruida.

Woodhull se casó una tercera vez. Fue en Inglaterra, a donde se trasladó tras divorciarse de Blood. Aunque intentó volver a presentarse en 1884 y 1892, ya no abandonaría Europa, donde contrajo matrimonio en 1883 con el banquero John Biddulph Martin, con la oposición de la familia de éste. Allí publicó The Humanitarian y trabajó apoyando a la Cruz Roja, velando por la conservación de la casa original de los ancestros de George Washington y fomentando las buenas relaciones entre Estados Unidos y Reino Unido. Falleció en 1927, en Norton Park, Worcestershire, y fue enterrada bajo el nombre de Victoria Martin.