Directivos

Muere el 'rey de las chuches' al despeñarse por un barranco en el Cáucaso

El hijo del fundador de dulces Migueláñez fallece a los 43 años mientras cazaba en el Cáucaso.

Mario Migueláñez, Director General de la empresa de dulces Migueláñez.

Mario Migueláñez, Director General de la empresa de dulces Migueláñez. Migueláñez

  1. Directivos
  2. Migueláñez
  3. Empresarios
  4. Dulces

Mario Migueláñez, Director General de la empresa de dulces Migueláñez, ha fallecido en el Cáucaso a los 43 años mientras practicaba la caza del tur de Kuban, una modalidad de riesgo de este deporte.

El joven empresario habría sufrido una caída que le ha precipitado por un barranco de 800 metros de profundidad y según ha podido saber EL ESPAÑOL, el rescate de su cadáver ha sido muy complicado por las dificultades que presenta la zona.

La familia sigue en shock desde que ha recibido la noticia. “Su viuda y sus dos hijos pequeños están destrozados. También sus padre, Onésimo Migueláñez que fundó la empresa en 1983 y hace 21 años se jubiló cediéndole el testigo”.

Mario Migueláñez posa con una pieza de caza.

Mario Migueláñez posa con una pieza de caza.

Precisamente fue su padre el que le enseñó esta afición por la actividad cinegética cuando era pequeño y él la había convertido en su deporte favorito. En el ámbito venatorio utilizaba el pseudónimo Short Magnum. Su primera pieza fue un conejo que cazó con siete años en la finca ‘El Águila’, de Madrid, con una escopeta de un tiro del cal.

En una entrevista concedida a trofeocaza.com se definía como un cazador: “Luchador, perseverante, comprometido, coleccionista de lances, de la caza pura y salvaje”. En noviembre del año pasado presentó su primer libro: ‘Nacido por y para la caza’, en el que mostraba a través de fotografías sus mejores experiencias cinegéticas por Europa, Norteamérica y Asia.

Empresario de éxito

Licenciado en Empresariales, Recursos Humanos y Marketing por la Universidad de Saint Louis en Misuri (Estados Unidos), Mario Migueláñez se incorporó a la empresa familiar en 1994. A día de hoy la compañía da trabajo a más de 400 personas. La marca de dulces cuenta con 30.000 puntos de venta en nuestro país. En 2012 Migueláñez llegó a Nueva York y exporta a países como Emiratos Árabes Unidos, Palestina, Costa Rica, República Dominicana o Mongolia.

La gente de su entorno y del mundo de la caza hablan de él como un hombre amable, muy cariñoso y que si por algo ha destacado ha sido por su labor social. Desde los inicios la empresa ha contado con personas con discapacidad en la plantilla, patrocinan dos equipos de futbol infantil, como la Escuela Deportiva Moratalaz, en Madrid, y el Club Atlético Nazaret, en Valencia. Y hace seis años lanzaron la campaña solidaria 'Sonrisas Dulces' con el objetivo de ayudar a una causa o asociación, pero no sólo con un objetivo meramente económico sino también para dar a conocer un proyecto o una problemática social, realzarlo y crear una conciencia social.

De izquierda a derecha: el padre Ángel, el cineasta Paco Arango y Mario Migueláñez.

De izquierda a derecha: el padre Ángel, el cineasta Paco Arango y Mario Migueláñez. Migueláñez

Hoy son muchos los que lloran la pérdida de Mario Migueláñez. El hombre que ha endulzado a medio país, nos ha dejado con un sabor amargo.

Con información de Juan Luis Galiacho