LA NOVIA MÁS COTIZADA

Isabel Preysler: "No iré de largo ni con velo a mi boda"

La socialité sigue apostando por la unión legal con el Nobel: "Después del divorcio de Mario hablaremos de boda. Siempre os precipitáis".

Isabel Preysler en el photocall del evento de Pronovias

Isabel Preysler en el photocall del evento de Pronovias Gtres

  1. Isabel Preysler
  2. Mario Vargas Llosa
  3. Famosos
  4. Bodas
  5. Revistas del corazón
  6. Pronovias
  7. Moda

"¿Estáis en un punto casadero sí o no?", preguntaba una hábil periodista ante la cercana boda de la socialité con el Nobel. "Después del divorcio pues ya pensaremos. No hay prisa", confirmaba Preysler con el tono (bajo) y la educación (impostada) que la caracteriza. "No me preocupa en absoluto. Estoy muy bien como estoy", zanjaba. 

Rechaza un evento multitudinario para su futuro enlace y se une a la moda de Sara Carbonero o Cristina Pedroche: "Para gran fiesta ya tuvimos la del otro día", refiriéndose al cumpleaños de su pareja. La reina de corazones puede que nos sorprenda con un ágape esplendoroso, pero todo apunta a lo contrario. Boda íntima en su casa de Puerta de Hierro y con la familia para que la portada de turno esté más nutrida. No sabemos si por los comentarios de EL ESPAÑOL, pero Isabel afirma que no irá de largo ni con velo. 

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa Gtres

Ellos mientras se nutren de las especulaciones y avivan el fuego (¿del amor o de la próxima exclusiva?): "Cada día es mejor que el anterior", afirmaba Preysler. Obligada después de que Mario Vargas Llosa leyera un discurso en la fiesta de su 80 cumpleaños en el que concluyó que la "felicidad tiene nombre y apellido: Isabel Peysler". Entre los dos suman 145 años, pero la operación matemática se queda en 30 cuando escuchas los comentarios amorosos.

"El pobre (Mario) ya no puede andar sin que le paren. Piensa que no ha dejado de salir en la prensa", afirma con gran valor Isabel como si coparan la portada de una conocida y prestigiosa revista al azar.

Isabel Preysler en la tienda de Pronovias

Isabel Preysler en la tienda de Pronovias Gtres

Aclara por qué sus hijas no acudieron al cumpleaños de su novio: "Ana (Boyer) está en Estados Unidos". Según su propio perfil de Instagram se encuentra con Enrique Iglesias en Miami.

Enrique Iglesias besa a su hermana Ana Boyer en Miami

Enrique Iglesias besa a su hermana Ana Boyer en Miami Instagram

"Tamara tenía una alergia y como iba a haber fotógrafos no querían que la vieran", aseguraba Isabel, puede que en un tercer falso testimonio. La hija más divertida de Preysler compartió el domingo por la noche (un día antes de la celebración) una imagen con el perro de raza gran danés que su madre le regaló a Vargas Llosa. En la fotografía Tamara aparecía con el cutis perfecto -quizá producto de la crema de su madre- como siempre. 

Tamara Falcó con el cachorro de Mario Vargas Llosa

Tamara Falcó con el cachorro de Mario Vargas Llosa Instagram

"No lo hemos pensado en casa quien se casará antes. Lo más normal es que se casen mis hijas antes que yo", la cuarta mentira de la noche salía a relucir. Eso no pasará a no ser que el divorcio de Mario se complique por los requerimientos legales. En realidad una medio verdad, porque tanto Chabeli como Tamara ya aclararon en diversas entrevistas que su familia era todo menos normal. 

La celebrity pecó de arriesgada con unas piedras a modo de ribete de cristales en forma de ameba. El mono de Pronovias con un patronaje perfecto que le hacía un tipo exuberante, le sentaba como un guante. Se notó el saber hacer de la marca española aunque ella renegara de su estatus: "Cómo voy a ser la novia más cotizada. Que tonterías decís. No me hagáis sentir ridícula", contestaba a la prensa. Pero, el mayor de sus descaros llegaba al final: "Mario se lleva estupendamente con su mujer". Las formas (educadas) y las mentiras (a medias) hacen de Isabel la siempre enigmática reina de corazones.