Gente

Marta Robles: "De lo que más se habla hoy en día es de sexo"

Amor, sexo, amistad, familia, religión... Imprescindible echar un vistazo a la guía de buenas maneras adaptadas a nuestro siglo 

Carmen Posadas y Marta Robles durante la entrevista

Carmen Posadas y Marta Robles durante la entrevista

  1. Gente
  2. Marta Robles
  3. Carmen Posadas
  4. Sexo
  5. Sexualidad
  6. Libros de moda y estilo
  7. Infidelidad
  8. Religión
  9. Estilo
  10. Amor

Ellas son como la noche y el día. El norte y el sur. El este y el oeste. El ying y el yang. Antena 3 y Telecinco. Primark y Zara. Mónica Naranjo y Mónica Limón. La tortilla de patatas con cebolla y sin cebolla. Carmen Posadas y Marta Robles aparentemente no tienen nada que ver. La una es la calma, la otra es la hiperactividad. La una se define como solitaria, la otra como más social.

Y aunque a muchos les pueda parecer extraño, ambas se han unido para escribir un libro juntas. Se trata de Usted primero (Espasa), un manual de buenas maneras inspirado en la biblia británica de la elegancia y las buenas costumbres, Debrett’s Etiquette and Modern Manners.

Una unión editorial que en otros casos podría terminar en enemistad, pero que en este caso parece reforzar aún más si cabe una amistad de quince años. “Nos conocimos hace muchos años cuando Carmen publicó su novela y yo acudí como reporterilla a la presentación. Y nuestra amistad viene a través de una íntima amiga de las dos”, recuerda Robles.

La periodista no se encuentra al 100% de energía después de una maratoniana jornada de promoción y tras encadenar tres viajes seguidos. Sin embargo, al encender la grabadora, todo cambia. La energía vuelve a ella y toma la palabra.

Nada que ver con Posadas, de carácter más apaciguado. “Comemos una vez por semana y ahí es donde surgió la idea del libro. Ambas habíamos mencionado este libro en alguna de nuestras novelas. Un día charlando, tras tomar nuestra copita de vino habitual, pensamos en hacer una reinterpretación. Pero, al final es un libro que habla de filosofía, de literatura, de historia…”.

Posadas y Robles son amigas desde hace quince años

Posadas y Robles son amigas desde hace quince años

En él, Robles y Posadas proporcionan las reglas de oro para el amor, la amistad, el sexo, la familia, la religión, la política, los viajes, la etiqueta en la mesa, los deportes, los juegos, los regalos, la moda, las celebraciones, el lenguaje, las nuevas tecnologías… Y el trabajo. Unas reglas que han seguido a la hora de escribir este manual.

“No es fácil escribir a cuatro manos aunque seas súper amiga. Hemos dividido el libro en dos partes. Por una parte, los temas fundamentales y por otra los más tribales. Cada tema los subdividíamos a su vez en epígrafes pares y lo echábamos a suerte. Así a cada una le tocaba un tema. Luego se lo pasábamos a la otra para que lo completara”, comenta Robles.

¿Y si alguna tenía más experiencia que la otra en cierto tema? “Este no es un libro tanto de experiencias, como de investigación. Cuando uno se pone a escribir, por supuesto que ofrece parte de su propia vida y experiencias. Pero éste no es un libro autobiográfico. Es un libro casi de investigación. Hemos consultado fuentes literarias, cinematográficas, filosóficas… para ofrecer al lector esa posibilidad de comportamiento que le ayude a ser más generoso, compartir y ser más feliz”.

¿Clasismo?

“No queríamos hacer un libro de buenas costumbres porque la gente que escribe ese tipo de libros se pone en un pedestal. Queríamos hablar de las reglas no escritas que rigen nuestras vidas y que has aprendido a base de meter mucho la pata. Ese tipo de información no te la da nadie y nosotras queríamos recoger todo lo que hemos visto”, añade Posadas.

En este sentido, Robles aclara que hablar de buenas costumbres, buenas maneras o protocolo no es algo clasista. “Si hablas del protocolo, éste rige todos los ámbitos de la vida porque es una manera de estructurar la sociedad para que las personas se puedan relacionar entre sí. Según la filosofía, los seres humanos son personas cuando se relacionan entre sí y para relacionarte necesitas unas reglas. Si no existe, sería una selva”, explica.

Por su parte, Posadas explica que estas reglas se van modernizando.“En este libro había un capítulo dedicado a cómo batirse en duelo. Ahora no tiene sentido. Sin embargo, de alguna manera sigue vigente porque hay duelos dialécticos, que también tienen sus reglas. Hay cosas que tienen sentido común que se mantienen y otras que cambian que son obsoletas”.

Pero, ¿quién es para ellas el mejor ejemplo actual de buenas costumbres? “El Papa Francisco. Es una persona que encarna la elegancia. Dice las cosas con claridad, con sentido del humor y sin hacer daño a nadie”, coinciden ambas.

Sobre la infidelidad

Uno de los puntos que más sorprende del libro es cuando hablan de infidelidades. “Si uno decide ser infiel, conviene que sea un amable y elegante infiel”, “la sinceridad está sobrevalorada” o “Mentir es generoso cuando lo que se ha vivido es una aventurilla sin importancia”, son algunos de estos consejos.

“No se trata de defender la mentira ni de hacer apología de la infidelidad. No es que recomendamos que sean infieles. Decimos que quien es infiel se arriesga a perder todo. Pero si alguien lo es, que por favor sea elegante, que no haga daño a la persona que es infiel. En cuanto a la verdad, me aterrorizan esas personas que te dan su opinión sin pedirselo. Por ejemplo, esa persona generosa y sincera que le cuenta a alguien que ha visto a su ex con otro y qué bien se lo está pasando”, explica Robles.

Portada de la guía de buenas maneras

Portada de la guía de buenas maneras

Tampoco es conveniente ser tan sincero a la hora de contar intimidades. “De lo que más se habla hoy en día es de sexo. Antes sólo hablaban los hombres, ahora las mujeres hablan sin parar. Se puede hablar de sexo en general, no de las relaciones que uno tiene. Me parece de mal gusto. Es terrible cuando alguien te habla de los atributos de la persona con la que ha estado o cómo funciona en la cama”, cuenta la periodista.

“Es un capítulo nuevo. Antes las mujeres jamás hablaban de sexo. Sólo de sentimientos. Nos hemos pasado desde la noche de los tiempos hablando del amor. Ahora las chicas liberadas hablan mucho e incluso contando detalles escabrosos”, continúa Posadas. “Las chicas cuentan más que los chicos. Montones de compañeras de profesión incluso dan detalles espeluznantes. Voy a Amigas y conocidas y les encanta hablar de sexo”, añade Robles.