Días Perros

Si eres un urbanita con perro, esto te interesa. En este blog compartiremos pistas de ocio para disfrutar más y mejor en compañía de tu can; información útil sobre normativa, educación canina, acciones solidarias…  

Hay que evitar que los perros sufran golpes de calor, pueden ser mortales.

Hay que evitar que los perros sufran golpes de calor, pueden ser mortales.

El mayor peligro para los canes en verano: un coche cerrado

Hasta para los perros policía, el golpe de calor es más mortífero que las balas, literalmente. En EEUU, donde siempre es más fácil encontrar datos que en España, resulta que en 2015 murieron 26 perros policía, 4 de ellos en algún tiroteo y 11 tras sufrir un golpe de calor...

Esta cifra es otro ejemplo más de lo tremendamente peligroso que es dejar a un can dentro de un coche en verano. Pese a que todos los años se lanzan campañas de concienciación y alerta, por desgracia siguen muriendo perros así, por descuido, por desconocimiento o por imprudencia: muchos siguen sin entender el riesgo que supone entrar “un momentito” en alguna tienda mientras su perro se cuece dentro del coche.

La transformación de coche en horno es veloz. La temperatura en el interior, por mucho que bajes un poco las ventanas, por mucho que aparques a la sombra, aumenta rápidamente hasta niveles insoportables. En poco más de 10 minutos, un perro puede sufrir daños en el cerebro. En poco más de 20 minutos puede morir.

Si el can es mayor, si está enfermo o si es braquicéfalo (las razas de morro chato como los Carlinos o Bulldog Francés) el problema es aún más severo porque el calor agrava sus problemas de respiración. Por eso mismo, en esta campaña lanzada recientemente en Australia van más allá: en seis minutos, dicen, un perro puede sufrir un golpe de calor mortal.

RSPCA | Nodding Dog :60s from Flavio Fonseca on Vimeo.

Hay que tener en cuenta que los mecanismos por los cuales los canes eliminan el calor son mucho menos efectivos que los nuestros. Ellos sólo sudan a través de las almohadillas de las patas, no por todo el cuerpo como los humanos. También jadean y liberan calor a través de zonas de poco pelo pero cuando están en un espacio cerrado donde la temperatura es elevada, entonces ni siquiera así pueden rebajar su temperatura.

Un veterinario decidió demostrar en persona lo mal que se puede llegar a pasar. Es angustioso verlo, ¡47 grados en media hora! Y eso que tiene todas las ventanas ligeramente abiertas... ¿Te imaginas cómo se sentiría un perro en esa situación?

Así que, ya lo sabes, si vas a algún lugar donde no podrá acompañarte tu can, déjalo en casa en vez de en el coche. Y si ves a algún can dentro de un coche jadeando de forma extrema, un síntoma del golpe de calor, no lo dudes, intenta buscar de inmediato al dueño o avisa a la policía.