Abusos policiales

Un vídeo muestra cómo policías brasileños manipulan la escena de un crimen

Dos vecinos de una favela de Río de Janeiro han documentado la presunta manipulación del escenario de la muerte de un joven de 17 años.

Menores son detenidos junto a la playa de Copacabana, en Río de Janeiro.

Menores son detenidos junto a la playa de Copacabana, en Río de Janeiro.

Un policía dispara al aire. Otro coloca un arma en la mano de un joven moribundo y la dispara. Otros tres observan.

Es el vídeo divulgado por el periódico O Globo que muestra cómo cinco policías brasileños manipulan la escena del crimen para inculpar a la víctima.

La escena ocurrió este martes en Morro da Providência, una favela del centro de Río de Janeiro, y fue captada por dos vecinos. "Voy a filmar, van a dejar al chaval morir", dijo mientras grababa uno de los vecinos, según O Globo

El joven fallecido, de 17 años, fue identificado como Eduardo Felipe Santos Victor, conocido como 'Pintinho'. Los policías han sido apresados por fraude procesal, informa O Globo.

Según la versión de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP) del Morro da Providência, la muerte se produjo tras un enfrentamiento que se inició cuando unos policías que estaban patrullando la zona se encontraron de cara con unos narcotraficantes armados, que dispararon contra los agentes.

Entonces se inició un tiroteo en el que murió el joven que, según la Policía Militar, ya estaba siendo vigilado por su presunta participación en la red de tráfico de drogas local, y que en el momento de su muerte portaba una pistola de calibre 9mm, municiones y una radio transmisora.

El portavoz oficial de las UPP, Ivan Blaz, ha afirmado que la acusación contra los policías merecía "castigo inmediato", según O Globo. Por el contrario, El secretario de Seguridad, José Mariano Beltrane, ha pedido el "castigo ejemplar de los responsables".

Este tipo de muertes forman parte del día a día de los suburbios de Río de Janeiro y diversas organizaciones han denunciado reiteradamente los abusos policiales, como Amnistía Internacional, que en un reciente informe alertó del elevado número de muertes que se clasifican simplemente como "derivadas de actuación policial" cuando en realidad son homicidios que además nunca son investigados en profundidad.

El padre de la víctima dijo el martes que no pensaba en litigar contra el Estado. "Yo sólo quiero enterrar a mi hijo. No quiero nada más", sentenció.