Coches

A Tesla le crecen los rivales hasta debajo de las piedras: llega el Lucid Air

Desde que Tesla llegó al mercado mundial no hubo un rival digno del Tesla Model S, nadie podía igualar sus prestaciones como coche 100% eléctrico con un atractivo envoltorio. Hasta ahora. Muchas son las marcas que empiezan a apostar por este tipo de coches, o incluso nuevas marcas que nacen directas a por Tesla Motors. Es el caso de Lucid Motors, que llega con coche de lujo eléctrico del que prometen 644 kilómetros de autonomía con una carga, un coche que llegaría en 2018.

Con una carrocería estilizada en forma de berlina y una gran superficie acristalada, el Lucid Air es la nueva amenaza de diseño futurista para el Model S de Tesla. Está dotado de dos motores eléctricos con los que es capaz de generar 1.000 CV de potencia, uno para cada eje. Con este sistema eléctrico sus prestaciones nada tienen que envidiar a las del modelo estadounidense, con un 0 a 100 km/h en 2.5 segundos. Lucid Motors habla de coche autónomo, con cámaras, radares y todo lo necesario para serlo.

Tratándose de un coche eléctrico, sus prestaciones se intuían poderosas, pero lo más interesante son factores como la autonomía. Para las baterías, el suministrador elegido es Samsung, que hará una de 100 kWh y otra de 130 kWh. Con ellas se consiguen 483 y 644 kilómetros de autonomía respectivamente. La más potente es un 30% superior a la del Tesla Model S más prestacional, el P100D. Al menos por ahora.

Su interior es sencillamente excepcional, con una calidad aparentemente alta y de gran amplitud y confort, con plazas traseras independientes y multitud de opciones. Para una mayor habitabilidad habrá otra configuración de tres plazas traseras convencionales. Un ejemplo del nivel que ofrecen es el equipo de sonido de 29 altavoces

Dado que es un coche de lujo, su precio también lo es, pues el modelo de acceso cuesta 100.000 dólares, eso para la berlina de menor rango de kilómetros, la versión con las baterías más potentes incrementa en 60.000 dólares el precio, y eso sin hablar de equipamiento.

Si te quieres hacer con uno, deberás abonar 25.000 dólares de señal, eso para el modelo de lanzamiento lleno de extras y limitado a 255 unidades. Una vez agotadas, serán 2.500 dólares para los modelos normales. Si se compara con Tesla, incluso sale mejor de precio, al menos la reserva, pues la empresa de Palo Alto pedía 40.000 dólares de depósito. Aún no se ha empezado a fabricar, pues la planta que se situará en Arizona está en proceso de construcción.