Cristiano Ronaldo, en la rueda de prensa que coincidió con el desplome de Coca-Cola.

Cristiano Ronaldo, en la rueda de prensa que coincidió con el desplome de Coca-Cola.

La tribuna

Ronaldo no movió el precio de las acciones de Coca-Cola

En el mundo de la 'posverdad', las noticias falsas se difunden a gran velocidad por las redes sociales, lo que lleva a reclamar al autor más pensamiento crítico.

23 junio, 2021 01:55

Antes del partido inaugural de Portugal en la Eurocopa 2020, Cristiano Ronaldo se estaba preparando para una rueda de prensa previa al partido. Dos minutos antes de que comenzara, el alero estrella de la Juventus desplazó a un lado las dos botellas de Coca-Cola colocadas frente a él y dijo "agua" mientras sonreía a los periodistas.

Este gesto vino a ilustrar un grave problema.

En 2016, la palabra del año del diccionario de Oxford fue "posverdad". La posverdad se define como "la distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales". Esta definición ganó peso durante la presidencia de Trump y el referéndum del brexit de Reino Unido.

Pero hay una avalancha de afirmaciones infundadas que se hacen todos los días por personas cuya prominencia ayuda a moldear la política y la opinión pública. Durante el año de la pandemia, por ejemplo, todos hemos escuchado a personas sin ningún título médico hablar sobre la crisis sanitaria. Desafortunadamente, sus comentarios influyeron con frecuencia en la toma de decisiones.

En el panorama actual de las redes sociales, la verdad se manipula deliberadamente y la desinformación es un negocio en crecimiento. Es importante destacar que nosotros, los lectores de información, estamos naturalmente "programados" para aceptar "pruebas" que apoyan nuestros puntos de vista preexistentes (es decir, sesgo de confirmación) y hacer caso omiso de los argumentos opuestos.

Este fenómeno afecta a particulares y empresas. Y tiene el potencial de socavar la democracia.

"La verdad se manipula deliberadamente y la desinformación es un negocio en crecimiento"

Dado su estatus de superestrella mundial y su vasto alcance en las redes sociales, es probable que los comportamientos de Cristiano Ronaldo tengan implicaciones.

Unas horas después de la inauguración de la Eurocopa 2020, aparecieron una serie de artículos en todo el mundo que sugerían que la insatisfacción de Ronaldo por los productos poco saludables de Coca-Cola habría desplomado las acciones de la compañía, 4.000 millones de dólares de capitalización menos.

Su rechazo a Coca-Cola hizo que el precio de las acciones de la compañía cayera en picado, decía el titular de Forbes. ¿Puede Coca-Cola recuperarse de la patada de Ronaldo?, preguntó Yahoo.

Una gran cantidad de publicaciones comerciales se hicieron eco de la noticia. Muchos citaron al diario español Marca, que había "analizado los datos de Coca-Cola de la Bolsa de Nueva York". Otros medios simplemente repitieron el mensaje sin citas: ¡Algunos comentaristas concluyeron que un hombre, de un país relativamente pequeño, podría hundir a una multinacional estadounidense! Otros elogiaron el poder de creación de gustos de los "influyentes" y argumentaron que más empresas deberían tenerlos en cuenta en sus planes de marketing.

Sin embargo, gran parte de esta conjetura se basó en una premisa inestable, e incluso falsa. También es preocupante que los periódicos supuestamente independientes y con prestigio (muchos de ellos económico-financieros) publicaran historias basadas en las reflexiones de una publicación deportiva española cuyos periodistas pueden carecer de habilidades financieras.

El incidente revela la importancia del pensamiento crítico para los líderes empresariales y el público lector, especialmente ahora.

¿Qué otros factores mueven el precio de la acción?

Es cierto que Ronaldo, frente a la prensa, se negó a beber las Coca-Colas estratégicamente ubicadas que se ofrecían. También es cierto que, cuando terminó la rueda de prensa, el valor de Coca-Cola se había desplomado 4.000 millones de dólares. Sin embargo, hubo otros factores que también afectaron el precio de las acciones del gigante de las bebidas.

Algunos hechos no alternativos:

- Coca-Cola tiene 4.300 millones de acciones y cerró el viernes 11 de junio con el precio de la acción en 56,16 dólares por un valor de mercado de 242.000 millones de dólares.

- El lunes 14 de junio, Coca-Cola abrió a la baja, a las 15.30 CET (9:30 en Nueva York).

- A las 15.40 CET (9.40 en Nueva York), el precio de sus acciones era de 55,26 dólares (un 1.6% menos) y el valor de mercado había caído a 238.000.000 de dólares, 4.000 millones menos que el día anterior.

- Cristiano Ronaldo mueve las botellas de Coca-Cola a las 15.43 CET (9.43 en Nueva York), y dice "agua".

Es un hecho, entonces, que el valor de mercado de Coca-Cola ya había bajado 4.000 millones en el momento del desaire de Ronaldo. Para explicar la caída hay varios factores que no tienen nada que ver con CR7.

El valor de mercado de Coca-Cola ya había bajado 4.000 millones en el momento del desaire de Ronaldo

Por ejemplo, a las 9.40 en Nueva York, todo el mercado de valores de EEUU cotizaba a la baja. Ford Motor Company (que Ronaldo no criticó) perdió más de 2.000 millones en valor de mercado.

Las fluctuaciones en la Bolsa suelen ser demasiado complejas para atribuirlas a un solo factor. Más bien, son vulnerables a "eventos confusos" que ocurren al mismo tiempo y cuya relación entre ellos es borrosa.

Otro dato: el 14 de junio, las acciones de Coca-Cola pasaron a ser ex-dividendo. Este término técnico es fácil de entender. Cuando posees acciones de la empresa, recibes dividendos en determinados días. En el caso de Coca-Cola, esta fecha se anunció con más de un año de anticipación. Una vez que Coca-Cola se convirtió en 'ex-dividendo', ese dividendo ya se había distribuido.

Por supuesto, el día en que las acciones dejan de tener derechos de dividendos, los precios de las acciones se ajustan mecánicamente a un número menor. En este caso, la fecha del ex dividendo coincidió con la rueda de prensa de Ronaldo.

Un último apunte. Desde el momento en que CR7 movió las botellas (9.43 horas en EEUU), hasta el cierre de ese día de Wall Street, el precio de las acciones de Coca-Cola subió 0.30 céntimos de dólar, agregando 1.300 millones de dólares de valoración a la compañía.

¿Por qué debería preocuparnos el tema de la posverdad?

Porque, obviamente, se extiende mucho más allá del deporte y de los mercados de valores y puede tener graves consecuencias más allá de una cartera de acciones hundida.

Las noticias falsas y la información seleccionada cuidadosamente pueden surgir de simples errores cometidos por personas sin experiencia. También pueden ser sofisticados y deliberados en sus intentos de engañar. Las mentiras se difunden rápidamente, especialmente en las redes sociales, y pueden potencialmente engañar a los votantes y líderes empresariales y utilizarse para justificar políticas gubernamentales. Existe un peligro evidente para las personas, las empresas, las sociedades e incluso las democracias.

¿Qué podemos hacer?

El primer paso es reconocer que tenemos estos sesgos. Entonces debemos entender cómo estos sesgos afectan la forma en que vemos las noticias. Finalmente, hay pasos metodológicos que se pueden tomar para asegurarse no caer en estas trampas. Para empezar, comprender que vivimos en un mundo posverdad. No acepte un hecho como dato. A veces, incluso los datos a gran escala no son suficientes, porque existen problemas relacionados con la calidad de los datos.

La narración es una herramienta importante. Y una historia animada tiende a hacer que una discusión sea más intensa. Aun así, debemos ser conscientes de los peligros de aceptar una sola historia como evidencia contundente.

*** Nuno Fernandes es profesor de IESE Business School y autor de 'The Value Killers. How Mergers and Acquisitions Cost Companies Billions -And How to Prevent It' y de 'Finance for Executives: A Practical Guide for Managers'.

Ahora en portada

El AVE 'low cost' de Renfe.

Avlo, el AVE ‘low cost’ de Renfe, se estrena en la liberalización con billetes desde 7 euros y sin cafetería

Anterior
El monumento al toro frente a la Bolsa de Nueva York.

¿Cómo puedo gestionar mi patrimonio si el mercado es eficiente?

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2021 El León de El Español Publicaciones S.A.