El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales se disparó un 84,1% en el primer trimestre del año en relación al mismo periodo de 2020, hasta situarse en 3.207, su cifra más alta en cuatro años, según la estadística de ejecuciones hipotecarias publicada este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Noticias relacionadas

El objetivo principal de esta estadística es ofrecer trimestralmente el número de certificaciones de ejecuciones hipotecarias iniciadas e inscritas en los Registros de la Propiedad durante el trimestre de referencia. Estadística recuerda que no todas las ejecuciones de hipoteca terminan con el lanzamiento (desahucio) de sus propietarios.

Estadística recuerda que en marzo de 2020, cuando entró en vigor el estado de alarma, se adoptaron medidas extraordinarias consistentes en procurar una moratoria de la deuda hipotecaria para la adquisición de vivienda habitual.

Fincas urbanas 

En el primer trimestre del año se iniciaron 8.257 ejecuciones hipotecarias, un 17,5% menos que en el trimestre anterior y un 23,7% menos en tasa interanual. De ellas, 7.906 afectaron a fincas urbanas (donde se incluyen las viviendas) y 351 a fincas rústicas.

Además, las ejecuciones hipotecarias sobre fincas urbanas bajaron un 17,2% en relación al trimestre anterior y un 22,9% respecto al primer trimestre de 2020.

Dentro de las fincas urbanas, 5.178 ejecuciones correspondieron a viviendas, un 9,3% menos en tasa intertrimestral y un 6,7% menos en términos interanuales, y de ellas 3.889 eran ejecuciones sobre viviendas de personas físicas, un 3,4% más que en el trimestre anterior y cifra un 69,1% superior a la del primer trimestre de 2020.

Por su parte, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas jurídicas totalizaron 1.289 entre enero y marzo, un 33,8% menos que en el trimestre anterior y un 60,4% menos que en el mismo periodo de 2020.

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentraron el 62,7% del total de ejecuciones hipotecarias en el primer trimestre de este año.

Viviendas usadas 

El 38,8% del total de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas afectaron a viviendas habituales de personas físicas, el 15,6% correspondió a viviendas de personas jurídicas y el 8,3% a otras viviendas de personas físicas.

Por su parte, las ejecuciones hipotecarias de otras fincas urbanas (locales, garajes, oficinas, trasteros, naves, edificios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos) representaron el 30,1% del total.

El 10,5% de las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas del primer trimestre fueron sobre viviendas nuevas y el 89,5% sobre usadas. El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas nuevas disminuyó un 45,1% en tasa anual (-26,6% en tasa intertrimestral) y el de usadas subió un 1,7% en relación al mismo trimestre de 2020 (-6,7% trimestral).

El 18,8% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en el primer trimestre corresponde a hipotecas constituidas en el año 2007; el 13,7% a hipotecas constituidas en 2006 y el 10,6% a hipotecas de 2005. El periodo 2005-2008 concentra el 52,2% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas entre enero y marzo.

Lidera Andalucía 

Por comunidades autónomas, Andalucía lideró las ejecuciones sobre viviendas en el primer trimestre, con un total de 1.094, seguida de Comunidad Valenciana (1.093), Cataluña (1.011) y, más lejos, Madrid (463). En el lado opuesto, con el menor número, se situaron Navarra (14), La Rioja (41) y Extremadura (43).

Sobre el total de fincas, Comunidad Valenciana encabezó el número de ejecuciones hipotecarias, con 1.731, seguida de Andalucía (1.526), Cataluña (1.426) y Madrid (691). Por su parte, Navarra (16), La Rioja (50) y Extremadura (68) registraron el menor número.