Aunque el mundo conozca a Fujifilm por la fotografía, lo cierto es que la compañía lleva desde sus inicios involucrada en el sector de la tecnología sanitaria. Una división por la que lleva apostando de manera decidida en los últimos años.

Noticias relacionadas

El objetivo de la marca es aumentar su oferta en esta división, de ahí que haya invertido más de 4.200 millones de euros en la compra de empresas. La última adquisición ha sido la de Hitachi, por 1.300 millones de euros. Y habrá más, tal y como señala el director general de la compañía para España y Portugal, Pedro Mesquita, en una entrevista concedida a Invertia.

Gracias a todas estas adquisiciones, ahora cuenta con un gran porfolio de servicios que será su carta de presentación para la renovación del parque tecnológico del sistema sanitario. "Queremos presentarnos a todas las licitaciones", dice convencido.

Una radiografía con uno de los equipos de Fujifilm.

Y es que, según explica Mesquita, “Fujifilm es un partner de la sanidad pública, en la que tenemos una gran presencia”. Y están trabajando para ampliarla y optar así a los fondos europeos que el Ministerio de Sanidad destinará a renovar los equipos del Sistema Nacional de Salud. En juego hay casi 800 millones de euros.

Aunque la idea no es quedarse solo en acabar con la obsolescencia de la tecnología sanitaria de los hospitales, que “obviamente es muy importante”, reconoce Mesquita. Pero Fujifilm quiere ir más allá y apostar también por la atención primaria. “Es un punto muy relevante para nosotros”, continúa.

PERTE sanitario

Otro de los frentes abiertos en el sector de la salud es el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) ‘Salud de Vanguardia’, anunciado por Pedro Sánchez el pasado mes de mayo.

“Los equipos de Fujifilm están trabajando en este sentido”, indica Mesquita. “Desde España estamos evaluando todos los proyectos porque queremos involucrarnos en ellos”, añade.

De la fotografía a la sanidad

“Todo el mundo conoce la marca Fujifilm por la fotografía”, reconoce el director general de la compañía en España y Portugal. “Pero la sanidad siempre ha formado parte del grupo. Desde sus inicios ya contábamos con placas de rayos X”.

Sin embargo, no fue hasta que comenzó la digitalización, y el negocio de fotografía perdió hasta un 70% de sus beneficios, cuando la enseña japonesa decidió dar un impulso al negocio healthcare.

“Ahí iniciamos una estrategia para diversificar productos y aplicar nuestras tecnologías a otras áreas, como la sanidad”, añade Mesquita.

Desde entonces -y sobre todo en los últimos cinco años- el radar de la compañía ha estado en la compra de empresas que apoyasen la estrategia de incrementar su porfolio del área healthcare.

Así hasta haber invertido más de 4.200 millones de euros. Pero habrá más. “Continuamos en la búsqueda de nuevas compañías y ojalá sean españolas para poder incrementar el peso de este país en el conjunto del grupo”, señala Mesquita.

En la actualidad, el negocio de la compañía en España supone alrededor del 7% en la facturación a nivel europeo.