España es novena potencia en producción de conocimiento científico en biotecnología. La pandemia, además, ha incrementado casi un 50% la inversión privada en empresas del sector, lo que pone de manifiesto la consolidación de España como potencia científica, especialmente en el ámbito de la biotectonología y las ciencias de la vida.

Noticias relacionadas

El crecimiento del sector ha venido acompañado de una década de consolidación del capital riesgo que ha invertido más de 740 millones de euros en empresas biotecnológicas españolas.

Es lo que ha explicado Ion Arocena, director general de Asebio, durante la rueda de prensa de BioSpain 2021: “Desde hace una década, las inversiones internacionales se han ido incrementando hasta rozar en 2020 los 100 millones de euros el volumen de las operaciones con participación internacional. Además, la inversión privada ha dado un salto de casi un 50% en pandemia”.

Sodena es un ejemplo claro de estas cifras. "La Sociedad ha apoyado a más de 20 empresas en las que se ha conseguido: aumentar tres veces sus ventas, generar más de ocho millones de euros de Ebitda y generar casi mil empleos", ha señalado María Eugenia Lecumberri, directora de inversiones de Sodena.

Sin embargo, para el director de AseBio, nuestro sistema de ciencia e innovación no se corresponde con el potencial económico de nuestro país. Mientras que la inversión privada en el sector ‘biotech’ ha ido creciendo en los últimos años, la inversión pública no ha alcanzado los valores de 2015 ni tampoco los de 2010.

Arocena ha insistido en que debemos seguir avanzando en convertir esa ciencia en soluciones que se fabriquen en España, que lleguen a la sociedad, sobre las que siga creciendo y consolidándose una industria del conocimiento.

La inversión privada es crucial para que esto ocurra y Raúl Martín-Ruiz, Partner en Ysios Capital lo ha apoyado: "Los agentes inversores especializados en este sector jugamos un papel esencial a la hora de canalizar los fondos de inversión privados hacia las empresas biotechs, ya que suponen su principal vía de financiación".

Impulso de la 'biotech' sanitaria

La actual crisis de la Covid-19 ha puesto en primera línea al sector biotecnológico y ha recordado la necesidad de innovar y de invertir en salud.

"Seguimos apostando por compañías altamente innovadoras que desarrollen medicamentos que vayan dirigidos a tratar una necesidad médica no cubierta, de manera que si los resultados acompañan redundarán en un beneficio significativo del tratamiento de los pacientes en particular y de la sociedad en general”, ha señalado Martín-Ruiz.

La directora de inversiones de Sodena ha recordado que el sector salud ha sido y sigue siendo una apuesta estratégica y ha especificado el caso de Navarra, con su Estrategia de Especialización Inteligente NAVARRA-S3, gracias a la cual se están impulsando los proyectos de investigación y las infraestructuras tecnológicas necesarias para el desarrollo de la medicina preventiva, la genómica, el diagnóstico avanzado, y el tratamiento personalizado.