Los primeros test de autodiagnóstico de la Covid-19 ya han llegado a las farmacias. De momento, la previsión es que se distribuyan de manera escalonada en función de la disponibilidad. Sin embargo, la llegada de este tipo de pruebas a las boticas españolas puede generar diferentes problemas, según los médicos y enfermeros.

Noticias relacionadas

Desde el Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM), su vicepresidenta, Manuela García, ha explicado a Invertia que “al necesitar una receta, nos podemos encontrar con una saturación aún mayor de las consultas de atención primaria”.

Y no solo a la hora de pedir la prescripción, sino también en la interpretación de los resultados, momento en el que el usuario puede tener dudas y acudir a su médico para aclararlas, ha advertido García.

Varias personas entran en el centro de salud de Peña Prieta en el barrio de Vallecas. EFE/ Víctor Lerena

Con la llegada de las navidades, la población puede pensar en hacer este autotest para estar seguros cuando se reúnan con sus familiares. Sin embargo, José Luis Cobos, vice secretario general del Consejo General de Enfermería (CGE), advierte de que estas pruebas “pueden crear una falsa sensación de seguridad”.

Sobre este asunto, Cobos ha explicado que este test “se hace a través de un pinchazo en el dedo, lo que exige tener cierta pericia. Si no se toma la suficiente muestra de sangre, puede dar negativo, es decir, podríamos estar ante un falso negativo”.

Otro problema que se suma al autodiagnóstico es la comunicación de los resultados. “No podemos dejar en manos de la población los test y que la información se quede en el usuario porque perdemos la perspectiva de lo que está pasando en la pandemia”, ha indicado Cobos.

Un punto en el que también coincide García: “El problema de estos test es que cuando salen del circuito puede darse que algún paciente no comunique el resultado”.

Situación clínica

La prescripción médica de los test de autodiagnóstico de la Covid-19 dependerá de la situación clínica del paciente. La vicepresidenta del CGCOM ha indicado que las pruebas de anticuerpos “se realizan en ocasiones cuando está la infección superada”.

Otra situación en la que también podría hacerse es “para saber en qué fase está la enfermedad a través de los dos tipos de anticuerpos que se generan en el inicio de la patología y cuando se ha superado”.