El anuncio de Pfizer de que su vacuna de Covid-19 ha demostrado un 90% de efectividad en los análisis preliminares del ensayo clínico de fase III que está en marcha ha disparado el optimismo en todo el mundo.

Noticias relacionadas

De hecho, según ha indicado la compañía, puede que en el plazo de una semana presente datos más completos ante la Food & Drugs Administration (FDA) de Estados Unidos para comercializarla.

Pero todavía caben varios interrogantes sobre este antígeno, como dónde se están fabricando (el proceso ya está en marcha para que las vacunas estén disponibles cuanto antes). 

Una enfermera prepara una vacuna. EFE/Orlando Barría

Según indican a Invertia desde la multinacional americana, inicialmente las vacunas (la farmacéutica espera producir 50 millones de dosis antes de que acabe el año y 1.300 millones en 2020) solo se producirán en Estados Unidos, Bélgica y Alemania. Con todo, también anticipan que se seleccionarán más instalaciones para potenciar la fabricación de los antígenos.

Es decir, que, a pesar de los rumores que han circulado, España (donde la farmacéutica cuenta con una planta de productos recombinantes para el tratamiento de la hemofilia A y B) no formará parte de la cadena de producción de la vacuna de Pfizer.

En verano, en los mentideros sanitarios, se llegó a oír que Normon podría haber estado negociando esta posibilidad con la multinacional, puesto que cuenta con instalaciones para sellado y llenado de viales, pero desde la propia compañía niegan esta posibilidad

El grueso, en EEUU

El grueso de la producción se hará en Estados Unidos. Según explican desde Pfizer, el primer paso se dará en las instalaciones que tiene la compañía en Saint Louis donde se fabricará el ADN modelo plasmático del antígeno de la vacuna.

Posteriormente, en la localidad de Andover, en Massachusetts, se producirá la sustancia activa, es decir, el antígeno que dará forma a la vacuna. Se incubará el ADN modelo para producir la sustancia activa ARNm. "A continuación, la sustancia activa de ARNm se purifica para garantizar que cumpla con el más alto nivel de calidad y, posteriormente, se envía a Kalamazoo”, indican desde Pfizer.

Es en estas instalaciones donde se dará el ‘toque de gracia’ a la vacuna. Kalamazoo es una ciudad en Míchigan donde se va a realizar la formulación del antígeno como vacuna y donde se llevará a cabo el llenado y acabado de viales.

Será allí donde también se etiquetarán y empaquetarán las vacunas. Los contenedores de los viales pasarán a “congeladores rápidos antes de ser colocados en congeladores de almacenamiento esperando el empaquetamiento final en contenedores de envío de hielo seco”.

Este último paso es clave: cabe recordar que estas vacunas se tienen que conservar a -75 grados.

Por otro lado, aunque Pfizer no concreta cómo, sus instalaciones en la localidad de Puurs (Bélgica) “se están aprovechando para el suministro europeo”. Su socia en el desarrollo de la vacuna, la alemana BioNTech Drug Substance Supply, “también formará parte de la red de suministro comercial”.