Las comunidades autónomas han recibido miles de millones de euros por parte de la Administración Central para cubrir el gasto sanitario derivado de la pandemia de la Covid-19. Prueba de ello es el incremento de las partidas que destinan las regiones a la compra de productos farmacéuticos y sanitarios.

Noticias relacionadas

Uno de cada 10 euros del gasto en productos farmacéuticos y sanitarios hasta agosto se destinó a artículos para la Covid-19. De hecho, ya suponen el 40% de la partida destinada a productos sanitarios sin receta médica.

Una de las peticiones del Ministerio de Hacienda a las comunidades autónomas hacia finales de abril fue que informaran mensualmente sobre los gastos relacionados con la Covid-19. De hecho, este dato aparece por primera vez en el gasto farmacéutico correspondiente a agosto.

Un profesional sanitario con EPI. Victoria Iglesias

En concreto, las Administraciones Públicas -Instituto Nacional de Gestión Sanitaria, instituciones penitenciarias y comunidades autónomas- gastaron 1.815 millones de euros en productos farmacéuticos y sanitarios sin receta médica asociados a la Covid-19.

De esta cantidad, 1.804 millones corresponden al gasto de las autonomías, cifra de la que casi el 80% corresponde a seis comunidades autónomas: Madrid, Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla y León y País Vasco.

Gasto total

En términos generales, el gasto farmacéutico y en productos sanitarios total, según los datos facilitados por Hacienda, se elevó un 12% en los ocho primeros meses del año respecto al mismo periodo de 2019, hasta los 17.450 millones.

La partida pública de medicamentos con receta, es decir, de venta en farmacias, creció un 3,4%. Sin embargo, parece que esta partida comienza a estabilizarse al registrar un ligero descenso con respecto a julio y tras haber registrado picos de crecimiento, de entre el 6 el 8% durante los meses más duros de la pandemia.

Por su parte, el gasto farmacéutico hospitalario alcanzó los 5.107 millones de euros hasta agosto, lo que se traduce en un incremento anual de cerca del 6%. Dicho aumento se justifica por la presión asistencial por la Covid-19 en los hospitales comenzase a aumentar en este mes debido al inicio de la segunda ola de contagios.