El Gobierno ya ha manifestado a la industria farmacéutica su voluntad de trabajar y acordar un nuevo convenio para limitar el gasto público en medicamentos innovadores según la evolución del PIB.

Noticias relacionadas

Las primeras reuniones empezarán en las próximas semanas y, como novedad, el Ministerio de Sanidad ya ha avisado que quiere que en esta ocasión participen todas las compañías farmacéuticas, incluidas las de genéricos y biosimilares.

Cabe recordar que este convenio, que se ha prorrogado en el último año y que limita la inversión pública en medicamentos innovadores, está por lo pronto planteado y firmado solo con la patronal Farmaindustria. En esta asociación empresarial no están las compañías que producen exclusivamente medicamentos genéricos y biosimilares ni otras ‘grandes’ del sector como Gilead o Grifols.

Martín Sellés, presidente de Farmaindustria, en el webinar organizado en la mañana de este miércoles por Nueva Economía Forum, es el que ha revelado los primeros contactos de Sanidad, que también quiere promover “nuevos criterios que no conocemos y que tendremos que ver en próximas semanas y meses”, aunque ambiciona que se trate de un plan a medio y largo plazo y que se incluyan las inversiones que las compañías farmacéuticas hacen en España.

Cabe recordar que, en virtud del citado convenio, si el gasto público en medicamentos innovadores supera determinado límite de crecimiento basado en el PIB, la industria farmacéutica tiene que ‘devolver’ parte de los pagado al Estado. Sellés ha cifrado esta devolución en hasta 400 millones de euros por los ciclos de 2018 y 2019.

Vacunas

Sellés, sobre el desarrollo de una futura vacuna del Covid-19, ha asegurado que su coste no será un problema.”Sorprenderán por su bajo precio”. En cualquier caso, también ha alertado de que, además del desafío de investigación que supone desarrollar un antígeno, también está el reto que supone la fabricación a gran escala que va a suponer este producto. “Serán necesarias hasta 14.000 millones de dosis”.

Por ello, varias compañías ya han comenzado a producir sus propias vacunas, a pesar de desconocer si serán eficaces y si tendrán que tirarlas “a la basura” llegado el momento. La idea de la industria farmacéutica es que cada área geográfica (Estados Unidos, Europa y Asia-Pacífico, concretamente) tenga su propia producción de la vacuna, “de manera que no haya luchas por ella”.

Por otro lado, Sellés ha ahondado en mensajes que ha lanzado en otras ocasiones. Ha reclamado a los partidos del Gobierno que cumplan su compromiso y lleven el gasto público en sanidad al 7% del PIB (un punto más que a día de hoy) y que se aumenten los esfuerzos por los sectores innovadores de la economía. “Hay que seguir apostando por la España del turismo, pero tenemos que acelerar en la de la ciencia”.