La farmacéutica catalana Almirall ha presentado unos resultados que, combinados con la expansión del coronavirus y su impacto en los mercados, ha provocado que sus acciones caigan un 6%, el doble que la media de la bolsa española.

Noticias relacionadas

Si bien la farmacéutica catalana obtuvo un beneficio neto de 106 millones de euros en 2019, lo que supone un incremento anual del 36%, también ha postulado una previsión de resultado bruto de explotación (Ebitda) decreciente para este 2020. Y es que si este año obtuvo unos 304 millones (un 45% más), para el próximo espera caer hasta una cifra de entre 260 y 280 millones.

De esta manera, la compañía pronostica una caída del Ebitda del 14%, esperando un crecimiento de un dígito bajo a medio en las ventas netas.

Las que más pierde

A pesar de los buenos resultados de 2019 (a los que hay que sumar un crecimiento de los ingresos totales del 12%, hasta llegar a los 908,4 millones), las desalentadoras perspectivas de futuro, sumado a la crisis del coronavirus, son la causa de la pérdida de valor de las acciones de Almirall.

De hecho, es, con diferencia, la farmacéutica española que más pierde en bolsa. También en ‘rojo’ están Grifols, Rovi o Faes, pero muy por debajo de las pérdidas de Almirall.

En su pronóstico de futuro, la compañía que preside Jorge Gallardo indica que optará este año a comercializar su fármaco contra el acné, Seysara (sareciclina), en China. Lo hará bajo el acuerdo de licencia con Paratek Pharmaceuticals.