Miguel Elizondo Laura Ojea

Los yacimientos de litio de Extremadura van a desempeñar un papel fundamental a la hora de convertir a España en un hub de referencia para la automoción eléctrica. Las grandes reservas de esta materia prima presentes en la comunidad autónoma van a facilitar la instalación de plantas de baterías en España. Una capacidad industrial que a medio y largo plazo será fundamental para que la industria del automóvil siga confiando en nuestro país como un territorio atractivo para la fabricación de vehículos

Noticias relacionadas

Esta circunstancia va a provocar el nacimiento de una nueva ruta del litio entre Extremadura y las principales áreas industriales españolas. Así como la ruta de la plata (por la que nunca circuló este metal noble) fue una calzada clave en la península para el transporte de mercancías entre norte y sur en tiempos de los romanos, la conexión entre Badajoz y el resto de la península va camino de convertirse en una de las arterías más importantes para el futuro industrial de España. Una ruta en la que el ferrocarril jugará un papel clave. 

Y es que, el proceso de electrificación de la movilidad va a suponer una revolución muy profunda en diferentes dimensiones de esta industria. La más evidente tiene que ver con los propios vehículos y la necesaria infraestructura de carga que nos facilitará los desplazamientos libres del consumo de combustibles fósiles.

De su mano, el proceso industria de fabricación de automóviles va a sufrir la revolución más importante de su historia. En la nueva generación de vehículos todo gira en torno a la batería. El elemento clave de la movilidad eléctrica va a modificar los procesos industriales tanto en el cambio de componentes como en el de la propia logística.

En este contexto, de nada serviría que los nuevos automóviles o ciclomotores no contaminaran durante sus desplazamientos si en su fabricación se generan importantes emisiones. En este punto, el transporte de los diferentes elementos de los nuevos modelos va a jugar un papel clave que va a hacer al transporte de mercancías por ferrocarril ganar en importancia. 

Si bien es cierto que en la actualidad la automoción es ya una de las industrias que más se apoya en el ferrocarril, en la nueva era eléctrica esto se va a agudizar aún más, sobre todo, en lo que tiene relación con el transporte de las baterías. La razón de esto radica en el peso de estos componentes. Sus 400 kilos lo convierten en el elemento más pesado de los nuevos vehículos y, por tanto, el más complejo de transportar. Por ello, sólo la opción del ferrocarril permitirá hacerlo sin tener que generar emisiones contaminantes en el proceso. 

Obras Badajoz-Ciudad Real

Durante los últimos años, la conexión ferroviaria de Extremadura ha acaparado una gran atención. Tras años de espera, las actuaciones para renovar y modernizar los tramos más importantes entre esta comunidad autónoma y el resto de la red española han acelerado de forma muy notable.

El pasado mes de marzo Adif anunció que las obras de renovación del tramo Cabeza del Buey-Guadalmez estarán concluidas el próximo mes de julio. Un tramo fundamental del trazado que conecta Badajoz y Ciudad Real. Su modernización permitirá contar con un servicio que olvide los retrasos y averías que en el pasado sufrió este corredor y recortará notablemente los tiempos de desplazamiento.

A este trazado deben sumarse las actuaciones realizadas entre Castuera y Cabeza del Buey, ya finalizadas, y las pendientes entre Guadalmez y Brazatortas. Una vez terminadas la renovación de la conexión entre Badajoz y Ciudad Real estará terminada y lista para convertirse en una ruta clave tanto para pasajeros como para mercancías.

En paralelo a estas obras, Extremadura va a ver como durante los próximos meses arrancan los trabajos para sacar provecho de las reservas de litio de su territorio lo que va a permitir la puesta en marcha de la primera fábrica de baterías del sur de Europa de la mano de la iniciativa encabezada por Phi4Tech.

Phi4Tech apuesta por el tren

Según explican desde esta compañía a Invertia, la cadena de valor del proceso de construcción de baterías de Extremadura está pensada para apoyarse en el ferrocarril. El litio se quiere extraer de la mina de Cañaveral (Cáceres), la formación del ánodo en Noblejas (Toledo), el cátodo en Cáceres ciudad y el ensamblaje de las células de las baterías en la fábrica de Badajoz. Y todos esos puntos están conectados por el tren.

"Nuestro proyecto es diferente. Como ya tenemos clientes renovables, estaremos listos en dos años. La logística por tren es fundamental para hacerlo posible. Nuestra fábrica de Badajoz está pegada a la línea férrea, tiene parada en la Plataforma Logística Del Suroeste Europeo, el emplazamiento industrial a las afueras de la ciudad", señala a Invertia Mario Celdrán, CEO de la tecnológica Phi4Tech quien confirma que los Gobiernos, tanto central como autonómico, le han asegurado "que la línea de tren de mercancías se abre para el año que viene, y también tiene parada en Cañaveral". 

"Phi4Tech apuesta por el tren porque es el método más sostenible, y porque en el futuro va a haber restricciones normativas para el transporte por carretera. Además, tenemos salida a Portugal (Sines o Lisboa) por ferrocarril, ya que nuestro objetivo es también poder abrir mercado en EEUU", indica Celdrán.

Así las cosas, Extremadura encara unos años en los que puede colocarse a la cabeza de uno de los desarrollos claves que permitirán a la industria del automóvil española ocupar un lugar, por lo menos, tan importante como el actual. Un objetivo en el que las conexiones ferroviarias serán claves para garantizar los nuevos y exigentes objetivos en materia de sostenibilidad que marcarán el futuro de la industria.