La primera fábrica de celdas baterías de ion litio de España ya tiene ubicación en Badajoz. Su propietaria, la empresa tecnológica Phi4Tech, ha anunciado la ubicación exacta tal y como anunció Invertia. Será en la Plataforma Logística Del Suroeste Europeo, un polígono industrial de más de 600.000 metros cuadrados a pocos kilómetros de la ciudad, de los cuales 177.000 metros cuadrados serán para la empresa. 

Noticias relacionadas

El anuncio de este plan se ha presentado a la Junta de Extremadura, cuya inversión alcanzaría 958 millones de euros en su despliegue total, y se crearían 1.600 empleos directos. El objetivo es construir una planta de producción de celdas de baterías en Badajoz y una de cátodos en Cáceres.

"El objetivo es conseguir una capacidad inicial de 10 GW en la producción de celdas", ha explicado Mario Celdrán, presidente de Phi4Tech, "pero tenemos la capacidad de llegar a los 20 GW en 2027, dependerá de los clientes y de la propia capacidad logística del proyecto". 

La fábrica de Badajoz comenzará a construirse en un par de meses, para que en 2022 comiencen a funcionar las máquinas. "Después de 20 meses, a mediados de 2023, podremos empezar a entregar los primeros pedidos". Se comenzará con un módulo de 2 GWh/año, con una inversión inicial de 80 millones de euros. 

En total serán 400 millones de euros para Badajoz, y otros 200 millones más para la fábrica de cátodos de Cáceres.

Data Centers y renovables

Sin embargo, los responsables del proyecto han reconocido que sus primeros clientes no son de la industria del vehículo eléctrico. "Pese a que estamos integrados en el PERTE del F3, el gran proyecto de SEAT, Volkswagen e Iberdrola, nuestros primeros clientes son Data Centers y el mundo de las renovables", es decir, almacenamiento estacionario.

"Tenemos un acuerdo estratégico con Lithium Iberia, que espera explotar las minas de litio en Cañaveral (Cáceres), y formamos parte de varios Manifiestos de Interés con varios consorcios, entre ellos el de SEAT", ha reconocido Celdrán.

Sin embargo, ha querido recordar que "la fábrica de Badajoz no va a ser una fábrica de baterías, sino una fábrica de celdas de baterías, es decir, que una vez que se producen deben ensamblarse en módulos y de ahí formarían lo que se llama el 'battery pack' como producto final". 

"La propuesta de Phi4tech para su planta en Extremadura es crear un híbrido de batería y supercondensador de última generación. La batería / supercondensador asegura la carga rápida, una alta durabilidad y una química extremadamente favorable con la mejor ratio carga/descarga del mercado".

Fuentes de inversión

Aunque no han querido hacer público los acuerdos que tienen con otras empresas, "tenemos con varias del sector automovilístico", ha dicho, lo que han confirmado es que cuentan ya con 600 millones de euros, "provenientes de entidades y otras fuentes de financiación". Por eso, pese a que se han presentado a las ayudas europeas, "no está vinculado el proyecto a su consecución". 

Entre esas entidades, está el Banco Santander, que ha invertido en la filial de nanomateriales y startup Mindcaps, y el CEO de KKR, Henry Kravis. El fundador de este gigante fondo estadounidense firmaba su primera operación a título totalmente personal en esta empresa, con la compra de un 2,5% del capital. Según fuentes de la compañía, se dedican a investigar y desarrollar nanotecnología de materiales grafenánicos en distintas aplicaciones. Está presente en 45 países y prevé facturar este año entre 12 y 16 millones.

"Es una excelente noticia para Extremadura, para España, para la industria, para la economía y toda la sociedad", ha concluido Raül Blanco, director general de Industria del Ministerio de Industria. "Este proyecto se inicia hace dos años y servirá para acelerar la transformación del sector de la automoción y del vehículo eléctrico".

Además, "las baterías son un elemento fundamental para la transformación del sector industrial, porque no solo estamos cambiando el mapa industrial de España, sino que le estamos dando a vuelta a su desarrollo, con planes en Martorell, Valencia, Navarra y Sevilla en el sector de las baterías".

La cadena de valor del proyecto incluyen también la fábrica de transformación de litio y el desarrollo de la mina de Las Navas, con 318 millones de euros de inversión, y la mina de Aguablanca, con 40 millones.