Valencia

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, alertó este miércoles de que la digitalización, un proceso que “ha avanzado entre 3 y 5 años de golpe” con la pandemia, “va a generar desigualdades” entre empresas y trabajadores, e instó a las compañías y administraciones a “invertir en que nadie se quede atrás”.

Noticias relacionadas

Álvarez-Pallete se pronunció en estos términos en el XIX Congreso de Directivos organizado por CEDE, la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos. El encuentro, celebrado en esta edición en Valencia bajo el título ‘El Tiempo del Liderazgo Transformador’, reunió en la ciudad a una importante representación de los grandes empresarios y ejecutivos del país.

El dirigente intervino en la ponencia ‘Cómo afrontar la transformación de las organizaciones’ junto a Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy.

El presidente ejecutivo de Telefónica instó a las empresas a “identificar las capacidades que van a ser superadas por la tecnología”. “Tenemos mucho talento, y hay que formarlo para las nuevas necesidades”, afirmó.

Al respecto, precisó que la OCDE contempla que “un tercio de los puestos de trabajo necesitarán un reciclaje profundo”. “Los chicos de ahora trabajarán en cosas que no sabemos ahora cuáles serán”, advirtió.

Por lo que respecta a Telefónica, subrayó que la compañía afronta “el mayor programa de ‘reskilling’ de Europa”, que pasa por la formación de más de 20.000 trabajadores de la firma.

Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy

Francisco Reynés, en su intervención, afirmó en la misma línea que la pandemia “ha acelerado la transformación de muchas habilidades”. “Hay que reformarse para ser compatibles con el mundo que viene, en materia de digitalización, sostenibilidad energética…”, indicó

Sobre la transformación en su sector, recordó que “el reto es anterior a esta crisis”. “La gente demanda una forma más sostenible de producción y consumo energético”, subrayó.

Al respecto, el presidente ejecutivo de Naturgy auguró que “la transición energética va a ser uno de los motores de la inversión de los próximos años en un escenario de economía dañada”.