Los sistemas de telecomunicaciones han resultado fundamentales durante el periodo de confinamiento. Ahora, España se encuentra inmersa en el desarrollo del 5G, una tecnología que supondrá un punto de inflexión no solo en el panorama tecnológico, sino también en la economía del país. 

Noticias relacionadas

El secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, Roberto Sánchez, ha participado esta mañana en la presentación del último informe del Observatorio Nacional de 5G sobre la regulación y despliegue de esta tecnología. Durante su intervención, ha destacado la posición "de liderazgo" en la que se encuentran las infraestructuras de telecomunicaciones del país, que permiten hacer frente a los netos que presenta su regulación y despliegue. 

"El despliegue de la cobertura importa y es una enorme herramienta de transformación económica", ha destacado el responsable del Observatorio Nacional 5G, Federico Ruiz. 

Una revolución en todos los sectores 

Además de los esperables efectos positivos en materia de conectividad, acelerando la itinerancia de datos y reforzando la estabilidad de las señales, la quinta generación de tecnología móvil provocará una renovación para la mayor parte del tejido empresarial del país. 

El desarrollo del 5G no solo supondrá un avance en el sector automovilístico. Ruiz ha destacado el "efecto transformador" que tendrá en el ámbito sanitario, por ejemplo con la posibilidad de quirófanos conectados. 

La industria será otro de los ámbitos más beneficiados por este progreso, pues permitirá agilizar y automatizar los procesos de producción.

Sin embargo, los ponentes se han mostrado prudentes a la hora de señalar aspectos concretos que se podrán apreciar en los próximos años. "Cuando llega una tecnología, se tarda entre cuatro y cinco años en ver los usos de esa tecnología. Hay que dejar que los usos maduren", ha comentado Sánchez.

Un cambio en el espectro

Ruiz ha explicado que el 5G operará en la frecuencia de 3,5 GHz, que "reúne la mejor cobertura y capacidad". A esto se suma la decisión de la secretaría de Estado de poner a disposición de los operadores la banda de 700 MHz, que otorga una amplia cobertura y una gran penetración en edificios. 

En lo inmediato, España atraviesa un proceso de readaptación para hacer posible esta "excelente combinación", ya que el espectro 700 MHz, en el que está prevista la actuación del 5G, estaba siendo ocupado por la televisión. 

Es por ello que en 2018 se inició un proceso de "dividendo digital", que no es más que una migración que tiene como objetivo liberar las ondas que serán utilizadas por esta nueva tecnología. La crisis del coronavirus ha obligado a retrasar este proceso de reasignación. Sin embargo, Sánchez estima su finalización de este proceso para octubre de 2020. 

De esta manera, el secretario de Estado ha anunciado que la subasta de la banda de 700 MHz está prevista para el primer trimestre de 2021. 

Las brechas pendientes

A pesar del gran avance que promete la quinta generación de telefonía móvil, actualmente existen diferencias notables entre áreas urbanas y zonas rurales, en materia de conectividad. 

Las empresas ahora mismo se encuentran inmersas en la tarea de desarrollar esta tecnología, aunque el secretario de Estado ha destacado la importancia de crear "economías de escala para que los productos que se benefician del 5G puedan ser adquiridos por la mayoría de la población". 

En este sentido, el secretario de Estado ha querido destacar la existencia de tres brechas digitales: la ya comentada sobre conectividad, que está relacionada con un freno al desarrollo económico en esas zonas rurales; una segunda brecha social por la asequibilidad del servicio; y una última que se ha dejado notar especialmente en los últimos meses, que está relacionada con la falta de educación digital

Sobre esto, Sánchez ha reconocido que poseer una posición privilegiada en el sistema de infraestructuras "no quiere decir que no tengamos que mejorar". Según las estimaciones que manejan en la Administración pública, cerca de un millón de personas sufren problemas de este tipo.

"Este Gobierno se ha centrado en mejorar la conectividad en zonas rurales. El porcentaje de personas cubiertas con 30 megabits por segundo ha subido un 32%. Se le ha dado un impulso", ha asegurado el secretario del Estado que ha reiterado el carácter de "prioritario" que tiene esta cuestión