Como ya contó Invertia, los abonos indebidos en las prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) a los trabajadores afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) pueden tener un importante impacto en la declaración de la renta. Para evitarlo, la Agencia Tributaria ha emitido una nota informativa destinada a esta población, a la que aconseja que esperen a su reclamación antes de presentar la declaración de la renta, cuya campaña empieza el 7 de abril

Noticias relacionadas

En dicha comunicación, la Agencia Tributaria alerta a los 3,5 millones de trabajadores que hayan estado en situación de ERTE de que pueden encontrarse con dificultades en la gestión de declaración de la renta.

En los casos de trabajadores que hayan recibido un abono del SEPE superior al que les correspondía, tendrán que tener en cuenta esta circunstancia a la hora de elaborar su declaración de la renta, aunque la actuación será diferente en función de si se les ha reclamado o no la devolución de estas cantidades.

El director general de la AEAT, Jesús Gascón. Congreso

Así, si el SEPE ha reclamado en 2021, lo comunicará a la Agencia Tributaria y esta información aparecerá en los datos fiscales del contribuyente, de manera que si este está de acuerdo podrá trasladarlos al borrador y presentar la declaración.

Por ello, la Agencia recomienda o bien esperar a que avance la campaña, lo que aumenta la posibilidad de recibir la notificación del SEPE, o bien consultar la cantidad a devolver, lo que le permitiría presentar la declaración correctamente.

Si finalmente el contribuyente no logra conocer el importe a devolver al SEPE, tendrá que realizar la declaración conforme a los ingresos efectivamente recibidos y pagar los correspondientes impuestos. Posteriormente, cuando reintegre las cantidades indebidamente cobradas al SEPE, podrá rectificar su declaración y recuperar los impuestos pagados de más.

Pagadores

La otra problemática que puede surgir a la hora de hacer la declaración de la renta tiene que ver con tener dos pagadores. Es relevante en la medida en que baja el umbral que obliga a presentar la declaración, que pasa de los 22.000 euros para un pagador a los 14.000 euros para dos pagadores, siempre que los ingresos obtenidos de todos los pagadores que no sean el principal superen los 1.500 euros.

La Agencia Tributaria calcula que hay unos 327.000 contribuyentes perceptores de ERTE que no presentaron la declaración de 2019 y sí tendrán que hacerlo con la de 2020 por el hecho de tener dos pagadores. A estos se les enviará una carta informativa y se reforzará la asistencia personalizada para facilitar la presentación de la declaración y la resolución de dudas.

Estos contribuyentes pagarán el impuesto correspondiente a los ingresos obtenidos, sin que afecte el número de pagadores, aunque la Agencia Tributaria advierte de que el SEPE no tiene obligación de retener si la cuantía abonada durante el año no supera los 14.000 euros.

De esta manera, si el SEPE no ha retenido mensualmente el IRPF que correspondía a esos ingresos a lo largo del año, el contribuyente tendrá que liquidarlo en su declaración.