Tras un verano atípico, se acerca una campaña de Navidad poco tradicional. La incertidumbre económica lleva al 38% de los consumidores a adelantar sus compras navideñas a periodos de descuentos especiales, como el Black Friday. Una ocasión especial en el sector del comercio en el que los clientes no deben bajar la guardia a la hora de realizar sus compras para evitarse algún susto posterior. 

Noticias relacionadas

Además, el Black Friday de este año va a ser diferente a cualquier otro. Las restricciones sanitarias con motivo de la Covid-19 han obligado a muchas empresas a adoptar un modelo de negocio basado en el comercio electrónico.

La gran mayoría de grandes y pequeños comercios ultiman estos días sus escaparates online para ofrecer la mejor de las experiencias a sus clientes, pero en Internet también hay estrategias por parte de quienes, por ejemplo, buscan robar lo datos de una tarjeta. 

Se espera un elevado repunte del comercio electrónico con motivo de los descuentos del Black Friday. Unsplash

Según un estudio elaborado por Cetelem, se espera que el 63% de los consumidores que tienen previsto realizar compras durante este periodo prenavideño las haga por Internet. Una cifra que se sitúa 15 puntos por encima de los datos registrados el pasado año.

Aunque comprar por Internet no es nuevo, el aumento de la compraventa por la red sumado a una ocasión en la que se prometen elevados descuentos genera el caldo de cultivo perfecto para los engaños. 

Por ello, es recomendable que los consumidores tengan en cuenta una serie de recomendaciones para poder realizar sus compras con total tranquilidad, sin peligro de sufrir una estafa o terminar pagando más por un producto que asegura estar rebajado. 

Comprobación inicial

Al acceder a la tienda online, es importante hacer una serie de comprobaciones: en primer lugar, comprobar que la dirección de la página empieza por https y lleva delante un candado pequeño. "Esto nos indica que la transferencia de datos es privada", recuerdan desde HelpMyCash. En segundo lugar, al pinchar en el candado se despliega una información que permite comprobar los certificados del portal así como su validez. 

También es recomendable asegurarse de que la web dispone de la información legal pertinente sobre términos y condiciones, así como una política de devoluciones clara. En ocasiones, esto se sitúa en la parte inferior de la página. 

A la hora de acceder a una página es necesario hacer una serie de comprobaciones básicas para saber si la web es segura.

Por último, algo que permite generar una cierta confianza en la página es el hecho de que cuente con sistema de atención al cliente, y un canal claro para contactar con él en caso de necesidad. 

A menudo, los expertos recomiendan no conectarse a través de redes wifi públicas. Esto se debe a que en este tipo de conexiones no existe una garantía de seguridad sobre los datos que se "comparten" al navegar. Por ello es preferible emplear los propios datos del teléfono o una red doméstica. 

Ojo con las superofertas

Antes de lanzarse a comprar al ver un precio de escándalo, es preferible comparar con otros sitios de venta. En ocasiones algunos productos se ofrecen en packs, que incluyen varios productos relacionados a modo de cesta, o los tradicionales 2x1. Ante esto, mejor no dejarse llevar por los letreros llamativos y no hacer clic en la primera "superoferta". 

Desde HelpMyCash advierten también del peligro que supone recurrir a páginas con miniprecios, porque en ocasiones se trata de falsificaciones o webs falsas que roban los datos de la tarjeta. 

Protección de la tarjeta

De la misma manera que al acudir a una tienda física se pone especial cuidado a la hora de pagar, en el comercio electrónico el consumidor debe actuar de la misma manera. En ocasiones se utiliza la misma tarjeta "para todo", también para comprar por internet, algo que puede suponer un problema ante un caso de estafa. 

"Las tarjetas de crédito o de débito con CVV dinámico son una forma segura de comprar por internet", señalan desde el comparador. En esta línea, también se puede optar por una tarjeta de prepago, que en caso de robo se encuentra limitada a la cantidad de dinero que contenga en ese momento al no estar vinculada con la cuenta corriente.

Opiniones de otros compradores 

Ante la duda, es bueno googlear el nombre del producto, de la marca o el portal, ya no solo por la experiencia del usuario, sino por conocer de mano de otros compradores la confianza que ofrece una tienda u otra

Esta comprobación es en ocasiones la "prueba del algodón", porque también permite saber cómo es el sistema de envío de los productos o valoraciones sobre la atención al cliente. En cualquier caso, lo habitual es poder tramitar las compras sin mayores complicaciones, pero es cierto que el ambiente digital requiere de una mayor vigilancia a una serie de peligros que pueden arruinar una jornada de compras navideñas.