La última campaña de una conocida entidad financiera española afirma que “el dinero es cobarde”. Y en el caso de los ahorros de los españoles, la premisa vuelve a cumplirse. El miedo al impacto que el coronavirus pueda tener en la economía ha conducido a 9.933 millones de euros hacia los nada rentables depósitos bancarios, que alcanzan un nuevo máximo histórico.

Noticias relacionadas

Al cierre de marzo, cuando los españoles apenas habían sufrido 15 días de confinamiento en sus hogares, tenían nada menos que 861.469 millones de euros en depósitos bancarios. Así lo refelejan los datos provisionales para el tercer mes del año publicados este miércoles por el Banco de España este miércoles. Nunca antes en la historia había habido tanto dinero confiado a estos productos.

Después de haber empezado el año con caídas en la cifra que los hogares españoles tenían en depósitos bancarios, el dinero está de vuelta. Un camino de regreso que se ha transitado rápido a consecuencia del descalabro de las bolsas y las pesimistas previsiones macroeconómicas que cada nuevo día ven la luz tanto para el país como a escala global.

Sin rentabilidad a la vista

En lo que va de año, los hogares españoles han ingresado 8.285 millones de euros en estos productos estrella del ahorrador conservador. Y eso que en la mayoría de casos ya ofrecen una rentabilidad nula o testimonial de unas pocas milésimas. Un peaje con continuidad asegurada por los últimos movimientos de los bancos centrales que los españoles parecen dispuestos a pagar con tal de asegurar que no sufren pérdidas, aunque debido al efecto de la inflación realmente estén perdiendo poder adquisitivo.

Los datos de depósitos publicados por el Banco de España muestran que los residentes en el país, considerando aquí también empresas e instituciones de inversión colectiva como planes de pensiones, tienen en este producto 1,425 billones de euros. Esta cuantía supone un incremento del 1,2% en el mes de marzo y un 1,6% más que hace un año.

Reembolsos en fondos

Este repunte de depósitos coincide, además de con los episodios de mayor volatilidad en los mercados de valores mundiales, con los fuertes reembolsos sufridos por la industria española de los fondos de inversión.

Solo en el mes de marzo, más de 4.500 millones de euros fueron rescatados de estos productos por sus partícipes. ¿El objetivo? Conseguir liquidez o evitar un desplome aún mayor incluso a pesar de tener que asumir pérdidas en algunos casos.