Fueron los grandes protagonistas de los lanzamientos en fondos de inversión en la recta final de 2019. Garantizados y rentabilidad objetivo coparon los productos de nueva creación de los bancos que siguen viendo en estas categorías una alternativa para sus clientes en depósitos. Aunque no se puede decir que el sector haya desterrado estas estrategias, el inicio del nuevo año sí evidencia un cambio en la máquina de producción de las gestoras. En concreto, los tres nuevos fondos lanzados desde el 31 de diciembre al mercado pertenecen a la categoría de renta variable, evidenciando el interés por aplicar algo más de riesgo a las carteras con el objetivo de batir las rentabilidades registradas el pasado año. 

Noticias relacionadas

La cifra de nuevos fondos registrados también sorprende a la baja, si se compara con los 10 productos que a estas alturas del año se habían contituido en 2019, los 16 que ya aparecían en 2018 o los 13 que se lanzaron hasta el 7 de febrero de 2016, según consta en los registros históricos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin embargo, este menor ritmo de producción se 'compensa' con esa mayor exposición al riesgo y la apuesta por reforzar los servicios de gestión de carteras, a los que se destinan algunas de las clases de la nueva oferta de las gestoras.

El 'todo por la venta' se queda en un segundo plano en este escenario, pasando a un modelo de servicio en el que el asesoramiento y la gestión experta toma un mayor protagonismo en el diseño de productos. 

TENDENCIAS DE FUTURO

Dos de los fondos registrados en los últimos días son de inversión en megatendencias. El March Next Generation de Banca March es un fondo de fondos que invierte en cotizadas capaces de aprovechar el ‘tirón’ de tres tendencias de futuro. La primera, la revolución 4.0, con la apuesta por empresas de robótica, digitalización o fintech. La segunda, la sostenibilidad y el medio ambiente, en la que los gestores identifican estrategias en energía, cambio climático, agricultura, agua, etc. Por último, la evolución demográfica y su estilo de vida, donde la firma busca fondos que inviertan en empresas de alimentación, hábitos de consumo, salud y tercera edad. 

El producto cuenta con tres clases de participación. La Clase A es de acumulación (se reinvierten los beneficios obtenidos), con una comisión de gestión del 1,4% sobre patrimonio más el 2,5% aplicado por la inversión en otros fondos. La comisión de depósito asciende en total al 0,5%.

La clase B es para clientes que suscriban contratos de gestión discrecional de carteras, con una comisión de gestión de 0,55% (más el 2,5% por invertir en otras IICs) y de depósito del 0,5% sobre patrimonio. Por su parte, la Clase I del fondo se destina a inversiones mínimas de un millón de euros, con una comisión de gestión de 0,75%, más el 2,5% por la inversión en otros fondos y un coste de depósito del 0,5%. 

MÁS RIESGO

Una filosofía similar sigue el nuevo fondo de inversión que Renta 4 Gestora ha acaba de registrar en la CNMV, el Renta 4 Megatendencias. El vehículo está dividido en dos compartimentos, el Renta 4 Megatendencias Salud, Innovación y Biotecnología Médica y el Renta 4 Megatendencias Ariema Hidrógeno y Energías Sostenibles, que contará con el asesoramiento de un experto en este segmento (Ariemo Fifo).

Los clientes podrán acceder al primer compartimento a partir de 10 euros y una comisión de gestión del 1,5% sobre patrimonio al año.
Para el compartimento asesorado por Ariema Fifo, la comisión de gestión es del 1,1% más otra de un 9% sobre resultados, con una inversión mínima de 10 euros.

Santander AM ha sido el tercer protagonista de los primeros lanzamientos del año, con un nuevo fondo que ya es el cuarto de renta variable europea de la gestora, dirigido en exclusiva a inversores institucionales (IICs, fondos de pensiones y carteras con mandato directo o indirecto gestionado por el grupo), aunque también pueden acceder inversores con los que la gestora haya establecido un acuerdo previo.El Santander RV Europa invierte la totalidad de su cartera en otras institución de inversión colectiva, con una comisión de gestión del 0,45%.