Las incertidumbres políticas y los conflictos comerciales que han tenido lugar a lo largo de 2019 han dejado un claro ganador. El oro, uno de los metales preciosos más codiciados a nivel mundial, ha registrado una espectacular subida superior al 17% en 2019. Este alza, que ha llevado al metal a alcanzar niveles no vistos desde 2013 no ha sido casualidad. La guerra comercial entre EEUU y China o las tensiones en relación a la salida del Reino Unido de la UE han mermado la confianza de los inversores y los han llevado a la compra de los activos refugio.

Noticias relacionadas

El buen comportamiento del oro deja grandes beneficiados en el año. Por una parte, los inversores que han adquirido directamente el metal precioso comprando lingotes y, por otra, los ETF de productos derivados de oro, además de los fondos de inversión, que invierten en compañías relacionadas con el sector. Esta última modalidad, que constituye una de las formas más sencillas de invertir en el metal precioso, ha llevado a algunos de estos productos a registrar ganancias superiores al 40% en el año. ¿Pero seguirá la racha para estos fondos de inversión en 2020? ¿Traerán hoy los Reyes Magos más oro al inversor?

Cinco fondos que registran subidas del 40%

El metal precioso arrancó el 2019 en los 1.288 dólares por onza. En lo que va de 2020, el oro ya se sitúa en torno a los 1.500. Esto lleva a muchos inversores a pensar que el precio del metal precioso ha tocado techo. Sin embargo, son varios los expertos que auguran nuevas subidas para este año.

El oro sigue siendo visto como un elemento poderoso contra los riesgos geopolíticos y, aunque 2020 se presenta como un año más tranquilo gracias a los primeros acuerdos entre China y EEUU en su guerra comercial, lo cierto es que los riesgos de recesión siguen presentes. “Se avivan los síntomas de agotamiento, lo que lleva a aceptar que la recesión no es descartable”, explican desde Bankinter en el Informe de Estrategia de Inversión para el primer trimestre de 2020.

Un crecimiento a un ritmo más lento en 2020, unido a otros acontecimientos que tendrán lugar como el brexit a finales de enero o las elecciones presidenciales en EEUU a finales de noviembre podrían hacer que el oro continúe con su ritmo de subidas. En este sentido, firmas como Deutsche Bank Wealth Management creen que el metal acabará el año en los 1.550 dólares por onza, ya que prevén una debilidad del dólar estadounidense debido a un crecimiento económico más lento, lo que contribuye a reforzar la cotización del metal precioso. Junto con esta, otras gestoras como Goldman Sachs y UBS elevan sus previsiones hasta los 1.600 dólares por onza.

Todo ello beneficiará directamente a los fondos de inversión, que seguirán aprovechando las subidas. Y es que en 2019 fondos como el Franklin Gold & Precious Metals han registrado unas ganancias superiores al 46%. Eso sí, a tres años la subida se reduce, en concreto, hasta el 6,4%.  Tras este, otro de los productos que ha gozado del mejor comportamiento ha sido el DWS Invest Gold and Precious Metals Equities, que ha ganado más de un 45% en 2019.

Entre los mejores fondos que invierten en oro también se encuentra el Amundi CPR Global Gold Mines, que ha cosechado unas ganancias de casi el 42% en 2019; el Investec GSF Global Gold Fund, que sube casi un 40% en los últimos 12 meses, y el Schroder ISF Global Gold, con una rentabilidad anualizada del 39%. 

Si quieres saber si tu fondo de inversión invierte en una de las compañías que se están beneficiando de las subidas del oro, en esta píldora que te traemos desde Invertia y Finect es posible consultar en qué empresas invierte tu fondo.

¿Sabes en qué invierte tu fondo?