La sangría no cesa. El dinero no deja de salir de las sociedades de inversión de capital variable, las conocidas sicavs. El miedo a la inestabilidad de los mercados y a un posible bandazo en la regulación y fiscalidad por la que se rigen estos vehículos ha disparado los reembolsos netos de capital hasta los 1.610,3 millones de euros en la ‘era Sánchez’.

Noticias relacionadas

Esta es la suma de dinero que, según datos registrados por la firma especializada VDOS, se ha esfumado de las sicavs españolas desde que Pedro Sánchez asumió la presidencia del Gobierno. Un hito del que ya se han cumplido 19 meses, lo que implica un ritmo medio de huida de 84,7 millones de euros al mes, unos 2,8 millones de euros en retirada al día desde que el socialista se instaló en La Moncloa.

A lo largo de este tiempo, solo se ha registrado la entrada de dinero en las sicavs en un mes: agosto de 2018. Y únicamente se registraron suscripciones netas por 4,3 millones de euros, una cifra bastante raquítica si se considera que solo un mes después, en septiembre de 2018, se produjeron reembolsos por cerca de 85,5 millones de euros.

Esta estampida no ha remitido conforme ha avanzado la ‘era Sánchez’, sino que ha sido más o menos acelerada en función de los socios a los que el presidente en funciones se ha ido acercando para establecer un Gobierno con plenos poderes ejecutivos. En este sentido, los últimos acercamientos con Unidas Podemos -un partido que desde su nacimiento ha perseguido una reforma del régimen de las sicavs- han sido especialmente dañinos para el sector.

A los cierres de varias sicavs, en ocasiones por su conversión en sociedades anónimas al uso aunque dedicadas a la inversión en valores o por su mudanza hacia vehículos registrados en Luxemburgo, se le han sumado las retiradas de los inversores que han preferido depositar sus caudales en otros vehículos no tan señalados por los posibles socios de gobierno de los socialistas. Y es que las sicavs se han confirmado como uno de los blancos del programa “progresista” pactado entre PSOE y Unidas Podemos.

RETIRADA SIN FRENO

La retirada de capitales alcanza los 216,5 millones de euros en los últimos tres meses de 2019, el tiempo en el que más se ha descontado en el mercado la posibilidad de un gobierno de coalición entre los correligionarios de Sánchez y los de Pablo Iglesias. Este volumen se traduce en la huida de nada menos que 2,4 millones de euros al día en estos últimos tiempos.

Los datos registrados por VDOS señalan que desde que Sánchez se vio obligado a adelantar elecciones en febrero del año pasado por ser incapaz de sacar adelante unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) los reembolsos netos en la industria alcanzan los 746,24 millones de euros. A lo largo de estos diez meses, mayo ha sido el mes más doloroso para las sicavs españolas con la retirada de 105,4 millones de euros. El mejor del periodo, agosto. Un mes marcado por unos de los volúmenes operativos habitualmente más modestos del año registró la salida de ‘solo’ 35,4 millones de euros.

"Los reembolsos de la industria alcanzan los 74,6 millones de euros al mes en la recta final de un 2019 en el que se han intensificado los contactos entre PSOE y Unidas Podemos"

Una cifra esta última especialmente amable a juicio de los analistas ante lo que puede estar por venir. Y eso que los más de 1.600 millones huidos suponen ya un 5% del patrimonio total que estos vehículos acumulaban en mayo de 2018. En este sentido, el mencionado acuerdo para la conformación de gobierno entre PSOE y Unidos Podemos apunta a los dos puntos clave que vienen señalando a los partícipes de las sicavs el camino de retirada: revisión de su sistema de gravámenes fiscales y devolución del control de su estructura y funcionamiento a la Agencia Tributaria desde la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

A la espera de conocer las primeras cifras de este 2020, a lo largo del ejercicio precedente recién acabado ha sumado reembolsos por 852,9 millones de euros, una cifra que arroja una media mensual de 71,08 millones, que a su vez se ha superado en siete meses del último año.