La Autoridad de Conducta Financiera (FCA) del Reino Unido ha revisado las reglas aplicadas a las SPAC (sociedades de adquisición de propósito especial). El objetivo ha sido eliminar algunas de las trabas más significativas vigentes para su establecimiento con el fin de atraer a estos vehículos de inversión al mercado de Londres.

Noticias relacionadas

Los cambios planteados por el supervisor financiero británico buscan eliminar la presunción de suspensión de negociación de las SPAC al identificar algún objetivo de inversión si cumplen con ciertos criterios de información, Una medida que precisamente ahora se plantea recuperar en EEUU para evitar cuestiones de abuso de mercado y desigualdad de información entre accionistas.

"Actualmente existe una presunción general de que suspenderemos la cotización de un SPAC cuando identifique un posible objetivo de adquisición. Proponemos eliminar esta presunción para los SPAC que cumplen con ciertos criterios destinados a fortalecer la protección para los inversores, mientras se mantiene el buen funcionamiento del mercado", indica la FCA en una consulta pública abierta sobre el reglamento de las SPAC.

Novedades normativas

De este modo, en sus conclusiones, presentadas este martes, el supervisor defiende que los cambios propuestos han sido diseñados para proporcionar un enfoque alternativo para las SPAC. De lo contrario, se asegura, deberían proporcionar información detallada sobre un objetivo propuesto al mercado para evitar ser suspendidos.

Entre las salvaguardas adicionales, la FCA destaca la introducción de una opción de 'redención' que permita a los inversores salir de una SPAC antes de que se complete cualquier adquisición, además de asegurar que el dinero recaudado de los accionistas esté protegido y que se requiera la aprobación de los accionistas para cualquier adquisición propuesta, mientras que los patrocinadores de SPAC que no cumplan las condiciones, u opten por no hacerlo, seguirán estando sujetos a la presunción de suspensión.

La FCA ha decidido también reducir hasta 100 millones de libras (117 millones de euros) en vez de 200 millones de libras (234 millones de euros) la cantidad mínima exigida para que una SPAC pueda empezar a cotizar.

Asimismo, se introducirá una opción para extender en seis meses sin necesidad de consultar a los accionistas el plazo operativo de dos años de las SPAC bajo determinadas circunstancias excepcionales con el objetivo de proporcionar más tiempo al vehículo inversor que estuviera inmerso en una transacción.

Carrera de fondo

Estas nuevas reglas, que entrarán en vigor el próximo 10 de agosto, "tienen como objetivo proporcionar más flexibilidad a las SPAC más grandes, siempre que incorporen ciertas características que promuevan la protección de los inversores y el buen funcionamiento de los mercados", indicó la FCA.

La iniciativa se enmarca en un proceso al que las autoridades financieras de un gran número de países europeos se ha sumado en los últimos meses con el fin de atraer a estas nuevas empresas para dinamizar sus mercados. En España, la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha dado pasos en la materia y también el Gobierno ha lanzado una reforma normativa que permitirá un mejor acomodo de estos vehículos de inversión al sistema español.