Grifols se desmarca de las caídas del Ibex 35 este miércoles con avances de hasta el 3,2% en algunos compases de la jornada. La farmacéutica consigue al cierre subidas a contracorriente del 0,66% gracias al acuerdo suscrito con GIC, el fondo soberano de Singapur, para inyectar hasta 1.000 millones de dólares en la filial estadounidense de la española.

Noticias relacionadas

El fondo soberano de Singapur se hará con una participación minoritaria en Biomat USA, hasta ahora filial de Grifols al 100%. En concreto, tomará esta participación a través de acciones preferentes de nueva emisión sin derecho a voto. De este modo, los aspectos relacionados con la gestión de la estadounidense seguirán dependiendo de forma directa de la matriz.

La filial estadounidense de Grifols cuenta con una red de 296 centros de obtención de plasma en EEUU. Tanto su operativa como todo el plasma recogido en los centros de Biomat y sus filiales seguirá siendo suministrado a Grifols para la producción de medicamentos mediante un contrato a largo plazo.

Reducir endeudamiento

Desde la cotizada española se ha explicado que los fondos recibidos, equivalentes a unos 840 millones de euros, se destinarán a amortizar deuda. Un fin que se enmarca en el objetivo de la farmacéutica de reducir paulatinamente su apalancamiento, cifrado en 6.200,5 millones de euros en sus cuentas del primer trimestre del año.

Con esta cifra, la ratio de deuda financiera neta sobre Ebitda se sitúa en 5,1 veces. Una cota a la que se ha llegado como resultado de las adquisiciones de centros de plasma a BPL y Kedrion y de la transacción de Gigagen.

El co-consejero delegado de la compañía, Víctor Grifols Deu, ha señalado que la operación con el fondo soberano de Singapur "apoya el modelo de negocio de Grifols, y nuestra estrategia en la obtención de plasma, junto con una sólida cartera de innovación orientada al tratamiento de enfermedades más allá de las terapias derivadas del plasma".

Grifols ha contado en esta operación con el asesoramiento legal de Osborne Clarke, SLP y Proskauer Rose LLP. Mientras que Nomura Securities International ha actuado como asesor financiero. Por su parte, GIC ha contado con Dechert LLP como asesor legal para la transacción, pendiente de ciertas autorizaciones regulatorias.