Wall Street volvía a apuntar al alza con fuerza este jueves y consumaba nuevos máximos históricos para sus índices. Los inversores se sacudían las cautelas que se imponían en Europa gracias al buen tono que seguía marcando la temporada de resultados corporativos del primer trimestre, especialmente en la banca. Y animados también por varios indicadores macroeconómicos más solventes de lo esperado.

Noticias relacionadas

Uno de los datos que impulsaban las órdenes de compra en Wall Street era el de ventas minoristas mensuales. Esta referencia, inadvertida en otras ocasiones, despertaba el ánimo inversor al haber registrado un incremento del 8,4% en marzo, muy por encima del 5% arriba que vaticinaban los economistas.

El terreno se abonaba para el asalto de los índices a nuevas cotas de récord. El Dow Jones subía un 0,9% hasta coronar los 34.000 enteros, en los 34.035,99 puntos al cierre. Un 1,11% sumaba el S&P 500, que echaba el cierre en los 4.170,42 puntos. El Nasdaq conseguía rebotar un 1,31% hasta los 14.038,76 puntos.

El ascenso casi al unísono de las tres grandes referencias del parqué neoyorquino encontraba más gasolina en un coro de referencias macro. Entre ellas, destacaban los índices manufactureros de la Fed de Filadelfia (50,2 puntos) y Empire State de Nueva York (26,3 puntos). Ambos en terreno expansivo y por encima tanto de su última lectura como de las proyecciones de los expertos.

Y todo ello sin olvidar la contribución de la referencia estrella de los jueves: las peticiones semanales de subsidios al desempleo. En los últimos siete días, 'solo' solicitaron esta ayuda 576.000 estadounidenses, muchos menos de los 700.000 que ya estaba descontando y con reservas el mercado.

Resaca en Coinbase

Por el terreno corporativo, la resaca por el explosivo debut de Coinbase no tenía los efectos que se descontaban en el mercado de futuros. La continuidad alcista del 10% que se vaticinaba se convertía en descensos del 1,7% en la sesión de contado, en la que sus recién estrenados títulos retrocedían hasta los 322,78 dólares, una cota que sin embargo se quedaba holgadamente por encima de los 250 que ayer se establecieron como referencia para su debut.

Los títulos de Tapestry Inc sumaban un 1,9% después de conocerse que ha nombrado con efectos inmediatos y permanentes a Todd Kahn como consejero delegado y también presidente de su marca Coach. Un reconocimiento a las tareas que ya venía desempeñando desde julio del año pasado de forma interina.

Carrusel de resultados

Más allá de esto, la temporada de resultados seguía su curso. Una de las grandes protagonistas de la jornada era la gestora BlackRock, que repuntaba un 2,1% en bolsa tras haber alcanzado los 9 billones de dólares en activos bajo gestión. Una cota fruto de captaciones netas récord por 171.643 millones de dólares. Por lo que se refiere al balance de negocio, un beneficio neto atribuido de 1.199 millones de dólares, un 48,8% más que hace un año. 

Sin salir del sector financiero, Bank of America daba cuenta de un beneficio de 7.560 millones de dólares, una cifra que suponía más que duplicar sus números del primer trimestre del año pasado. Además, la entidad anunciaba el lanzamiento de un plan de recompra de accciones propias por 25.000 millones de dólares. No obstante, las previsiones conservadoras a más corto plazo se traducían en caídas del 2,9% para sus títulos.

Por su parte, Citigroup cedía un 0,5% en bolsa tras haber referido ganancias por 7.942 millones de dólares, es decir, un 213% más que al cierre de marzo de 2020. Los planes de la entidad para impulsar su rentabilidad a través de la retirada del negocio de banca comercial en 13 mercados de Asia, Europa, Oriente Medio y África ensombrecía la buena marcha de su negocio en este arranque de año.

Otra de las compañías que cotizaba cuentas este jueves era PepsiCo. Subidas del 0,1% al cierre en Wall Street tras informar de que cerró su primer trimestre fiscal con un beneficio neto de 1.714 millones de dólares. Un 28% más que hace un año. El presidente y consejero delegado de la compañía, el español Ramón Laguarta, ha destacado la "desigual recuperación en muchos mercados internacionales", pese a lo cual los ingresos subieron un 6,8% hasta los 14.820 millones de dólares.