Allfunds ya tiene claro sus condiciones y timing para salir a bolsa. La plataforma de fondos de inversión y wealthtech de origen español debutará en Euronext Ámsterdam “en las próximas semanas”, según su folleto. El banco mayorista ya está haciendo un road show entre inversores institucionales.

Noticias relacionadas

La OPV consistirá en una colocación privada de acciones existentes en poder de LHC3 Plc (que está indirectamente controlada por fondos gestionados por filiales de Hellman & Friedman y Eiffel Investment, un vehículo de inversión designado por GIC Special Investments, el fondo soberano de Singapur), BNP Paribas Securities Services y Credit Suisse (los accionistas vendedores) a una gama de inversores institucionales en varias jurisdicciones.

Estos accionistas tienen la intención de vender “un mínimo del 25%” de las acciones de la compañía en la OPV, con “una opción habitual de sobreasignación para fines de estabilización”, tal y como recoge el documento.

Allfunds ha designado a BNP Paribas, Credit Suisse Securities Sociedad de Valores, Citigroup Global Markets y Morgan Stanley Europe como coordinadores globales conjuntos. Rothschild & Co actúa como asesor independiente de la OPV.

Los bancos de inversión que se encargan de la OPV valoran la compañía en, aproximadamente, unos 7.000 millones de euros. Sería, por tanto, la mayor salida a bolsa de una empresa española en los últimos seis años.

Negocio de 1,3 billones

El banco mayorista, plataforma y gestor español cree que la oferta le “proporcionará acceso a los mercados de capitales y fuentes diversificadas de financiamiento para el futuro, aumentará el perfil público del grupo y el conocimiento de la marca, proporcionará liquidez a los accionistas en general y proporcionará una mayor base de accionistas a largo plazo”.

Allfunds maneja activos bajo gestión por valor de 1,3 billones de euros, según datos de la propia compañía. Ofrece unos 100.000 fondos de inversión de más de 2.000 gestoras y es, además, un proveedor de tecnología, datos, análisis y servicios de regulación para distintas entidades financieras. Tiene acuerdos de distribución con cerca de 2.300 instituciones, entre las que se incluyen los principales bancos comerciales, bancos privados, aseguradoras, gestoras de activos, brókeres y otras empresas de inversión de más de 55 países diferentes.