El director de operaciones de Amrest pasa por caja. El directivo ha notificado al supervisor la venta de un paquete de acciones por el que se ha embolsado más de 500.000 euros. En plena crisis para el sector de la restauración y para la propia compañía, se ha desecho de estas acciones que había recibido en el marco de su plan de incentivos.

Noticias relacionadas

A lo largo de los últimos días y a través de un total de nueve transacciones de venta, Olgierd Danielewicz se ha deshecho de 72.267 acciones de Amrest. Un paquete del que se ha desprendido a un precio medio de 32,20 eslotis polacos por acción, según consta en la documentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Unos 7,03 euros por título al cambio de divisas.

En este sentido, el formulario enviado al supervisor español explica que las operaciones de venta se han celebrado en su totalidad en la Bolsa de Varsovia. El grupo de restauración cotiza en el parqué de la capital polaca antes de su llegada al parqué madrileño, que se produjo noviembre de 2018.

Plan de incentivos

En total, Danielewicz se ha embolsado 2,33 millones de eslotis. Este montante viene a traducirse en algo más de 507.800 euros, en función del actual cambio frente a la divisa polaca. Además, el formulario señala expresamente que "las acciones vendidas fueron adquiridas originalmente como resultado de la ejecución del Plan de Incentivos a la Gestión" del que se beneficia el directivo.

Antes, en enero, el mismo Danielewicz notificó al supervisor la aceptación de 500.000 opciones sobre acciones de Amrest "de forma gratuita" con un precio de ejercicio de 25,95 eslotis en el marco de este programa de incentivos. De este modo, la venta notificada ahora a la CNMV le habría reportado una rentabilidad del 24%.

Crisis de la hostelería

La documentación detalla que estas ventas se repartieron entre los días 5 y 9 de marzo de este año. Los volúmenes más abultados se registraron en la primera de estas sesiones, cuando se colocaron 30.000 títulos en la Bolsa de Varsovia. Y, de este montante, 16.894 acciones en una única transacción de las cuatro que aquel día se celebraron.

Esta desinversión llega en un momento especialmente delicado para la compañía, solo unos meses después de que sus auditores de KPMG pusieron en duda su continuidad operativa. A principios de mes, Amrest señaló que el nivel mínimo de liquidez del nuevo compromiso asumido por el grupo se reducía hasta 80 millones de euros, que aún se quedaría en 50 millones para el tercer y cuarto trimestre de 2021.

Además, como muestra de una posición financiera más distendida que cuando saltaron las alarmas por el impacto de la crisis de la Covid-19 en su negocio, Amrest explicó que el acuerdo para establecer este umbral de liquidez en lugar de determinados covenants financieros relativos al nivel de endeudamiento y cobertura de intereses recibió el respaldo del 77% de los bonistas. Un porcentaje sensiblemente superior al mínimo del 70% requerido para sacar adelante la modificación.