Wall Street se apeó de su último carrusel de máximos históricos pendiente del juicio político al expresidente Donald Trump, que este martes celebra su primera sesión. El frágil tono de algunos datos macroeconómicos que veían la luz este martes daba a los inversores la señal para tomarse un alto en el camino alcista que los índices neoyorquinos siguen dibujando a pesar de la tercera ola de la pandemia.

Noticias relacionadas

A pesar de este retroceso, los avances hacia la liberación de los esperados estímulos fiscales prometidos por Joe Biden ejercían como amortiguador para las caídas. La activación del mecanismo de 'reconciliación presupuestaria' augura una más ágil aprobación de ayudas y en una cuantía muy cercana a los 1,9 billones que el actual presidente de EEUU anunció poco antes de la inauguración de su mandato.

Con este telón de fondo, el Nasdaq cedió un 0,1% que situaban su gráfica por debajo de los 14.000 puntos. Un 0,1% bajó el S&P 500, que se aferró a los 3.900 puntos. El Dow Jones se dejó un 0,1% hasta perforar los 31.300 puntos.

Mientras que los datos del comercio minorista dejaban un mal sabor de boca, los del mercado laboral volvían a suponer un alivio. El índice NFIB de confianza del pequeño comercio caía hasta los 95 puntos, mientras que el índice Redbook de ventas minoristas semanales marcaba una contracción del 2,5%.

Por su parte, la encuesta JOLT de ofertas de empleo señalaba la contratación de 6,446 millones de estadounidenses a lo largo de diciembre. Una cifra que no solo mejoraba los datos del mes anterior, sino que superaba con holgura los 6,5 millones de contratos que esperaba el consenso de economistas.

Relevo y favorita

En el plano corporativo, una de las protagonistas era Eli Lilly & Co, que se dejó un 2% en Wall Street tras anunciar que Anat Ashkenazi ocupará el cargo como directora financiera y vicepresidenta de la compañía. Relevará a Josh Smiley, que ha presentado su renuncia después de 14 años en el cargo al conocerse que mantuvo relaciones "inapropiadas" con personal de la empresa.

El verde tomaba cuerpo en la gráfica de Signature Bank, que respondió con alzas del 7,8% a la recomendación de compra de JP Morgan, que ha decidido incluirla en su lista de favoritas. La entidad señala que apostar por ella puede ser una buena forma de tomar exposición al auge de las criptomonedas y su sector.

Resultados

Más profundos eran los retrocesos que sufrían las acciones de Take-Two Interactive. Un 6% abajo aunque la compañía tecnológica ha conseguido presentar resultados por encima de las previsiones de consenso, la duda de que pueda repetir su buen desempeño una vez que se vaya recobrando la antigua normalidad pasa factura a sus acciones.

Al 15% llegó el descenso de Coty Inc después de haber dado a conocer unas ventas anuales más débiles de lo que vaticinaba el consenso de analistas. La empresa de productos de belleza ha dado a conocer pérdidas por 275,4 millones de dólares frente alos 21,1 millones de hace un año.